...espai virtual de reflexió crítica sobre la realitat d'Almassora, la Plana i el món en general. Noticies, històries, art, poesia, contes, cultura,natura, experiències, ...

AlmassoraTeVeu

Peligro y riesgo

El peligro es la probabilidad de daño. El riesgo es la posibilidad de que el daño ocurra. Veamos un ejemplo:

Si uno salta en paracaídas, se enfrenta a un peligro.

Si esa persona no toma medidas de seguridad, se pone en riesgo.

Hablar estos días de Cataluña supone un peligro porque se corre el riesgo de perder a un amigo, a un cuñado o la tranquilidad. Con esta advertencia previa abordamos algunas reflexiones sobre la situación a la que nos han llevado las dos partes: los independentistas y el gobierno del señor Rajoy.

La verdad es que ha sido sorprendente la tenaz estrategia de los partidarios de la declaración unilateral de independencia (DUI): nadie los creía (No habrá referéndumEl Estado no lo permitirá…Ni tienen censo, ni apoyos…). Pues han votado. Algunas personas más de una vez, incluso; en unas urnas que parecían  tuppers, sin listas, sin Juntas de mesas y vapuleados por la policía. Ha sido una salvajada golpear a pacíficos manifestantes con porras, gases lacrimógenos, balas de goma… Abochorna.

Puigdemont y sus socios tienen motivos para sacar pecho. Tal como lo predijo, ha conseguido que la ciudadanía se manifestara, da igual que haya sido de manera chapucera –o si se prefiere muy poco catalana– pero su predicción se ha cumplido. Erre que erre ha logrado sus objetivos. Y la desproporcionada actuación de las fuerzas del orden les ha proporcionado más adeptos.

El Jefe de Gobierno del Estado no debiera alardear tanto: un grave problema político lo dejó en manos de los fiscales; no supo medir la fuerza del “enemigo” y lo menospreció, no adoptando las medidas adecuadas. La DUI ha llegado al final y Rajoy ya no puede seguir escondido. La situación no la para nadie.

Los interrogantes, que el pueblo llano se plantea, son tremendos.

¿Qué va a pasar ahora?

Nadie lo sabe. Europa ha comenzado a darse cuenta de la gravedad del problema, a considerar desproporcionada la actuación policial y, por tanto, exigirá que las partes dialoguen. El PP no da confianza al resto de fuerzas políticas. Con Rajoy el independentismo ha aumentado de manera alarmante. Se ve que no ha sido un político capaz de dialogar y mucho menos abordar cuestiones tan graves. Nunca valoró la seriedad de la situación, delegando en la justicia la solución de un asunto político, escuchando sólo las adulaciones y ditirambos de sus partidarios.

De la otra parte, los indepes tampoco tienen las cosas fáciles. Saben que se han saltado la legalidad, que han ignorado a la mitad del Parlament y que la UE no acepta esta consulta chapucera. Sus dirigentes tampoco son de fiar. Pueden dilapidar el cheque en blanco que les ha entregado una buena parte de la ciudadanía y su colosal capacidad de convocatoria. Sería un error mayúsculo que ignorasen a la mitad de la población, aquella a la que no le seduce el separatismo.

Los responsables de este despropósito –de ambos lados– tienen que irse. No los aceptamos.

¿Y los españoles no catalanes?

Producía irritación escuchar aquello de “¡A por ellos, oé!”, achuchando a las fuerzas de orden que iban a Cataluña. Los comentarios en los bares, en la radio y en las redes (¿Y si les hacemos la vida imposible como ellos a nosotros? Que metan a todos en la cárcel) dan grima. Hay demasiada burricie y desinformación en esta España tan dividida.

¿Cabe confiar en algo?

Razonablemente, no. El gobierno del Partido Popular seguirá empeñado en aplicar la legalidad y pedir apoyo a otros partidos constitucionalistas. No querrá ni oír hablar de consulta pactada porque sería un suicidio entre sus partidarios nacionales. Ciudadanos, lo apoyará –incondicionalmente, como siempre– pero el PSOE pondrá condiciones porque está desnortado y sin saber muy bien qué forma proponer para la relación entre las Comunidades y España: si sería la federal, la asimétrica, la plurinacional… ¿Y Podemos? Pablo Iglesias parece perdido. Ya no tiene aquella frescura emanada del 15M. Parece haber perdido la fuerza, como una gaseosa que se hubiera dejado demasiado tiempo destapada.

¿Habrá que ir a elecciones anticipadas?

Tal vez no quede otra salida. Aunque nos vaticinen que correríamos el peligro de que –ante la perspectiva de una secesión de Cataluña–, el resto de España (la España rural, la España profunda) se arriesgase a dar la victoria, una vez más, a Rajoy.

Lo cual sería como para no perdonárselo, jamás, a los catalanes.

CRÍTICA DE LIBROS. Una visión femenina: “Ángeles en llamas”, de Tawni O’Dell

Resumen de la editorial: A sus cincuenta años, la comisaria de policía Dove Carnahan haría cualquier cosa por proteger la pequeña población de Pensilvania donde ha pasado toda su vida. Aunque Dove es una figura muy querida y respetada por la comunidad, esconde tras su placa un carácter autodestructivo, alimentado por un secreto que guarda desde la adolescencia. Cuando el cadáver de una joven, perteneciente a uno de los clanes más conflictivos de la región, aparece medio quemado en una zanja, la comisaria se enfrentará al peor crimen de su carrera, un asesinato que revelará además el inquietante paralelismo entre los traumas de dos familias: la de la chica muerta y la suya propia.

     En este intenso y feroz thriller psicológico, Tawni O’Dell nos ofrece una sobrecogedora historia sobre los abismos que se originan cuando presente y pasado colisionan con virulencia, al tiempo que reflexiona sobre esas misteriosas pulsiones que a menudo empujan a los hombres a cruzar la línea de sombra e, irreversiblemente, adentrarse de lleno en la oscuridad….

La novela “negra y criminal” parece una profesión dominada por hombres. Hay muchísimos más escritores de serie negra que escritoras. Y resulta que varias de las autoras tienen protagonistas masculinos (mi admirada Donna Leon al comisario Brunetti, Fred Vargas y su Adamsberg)…

Tami O’Dell, la escritora que hoy nos ocupa, es una excepción. Se mete dentro de la cabeza de otra mujer, la comisaria Dove Carnahan,para expresarnos, entre otras cosas, que el tiempo no cura todas las heridas y que egoísmo es hacer daño a las personas que te quieren.

Aunque –a veces– maltrates a lo que más quieres solo porque está a tu lado.

La comisaria/narradora desde las primeras líneas ya nos va a mostrar su personal visión femenina. Es una mujer enrevesada y con muchas evasivas. El primer ejemplo ya lo saca en la página dos; nos está  contando su encuentro con el alcalde de la localidad, antiguo pretendiente juvenil, que la saluda así:

––Nunca entendí por qué no salimos juntos, Dove. Me gustabas.

––Quizá deberías habérmelo dicho ––responde ella.

––Pensé que al hacerlo contigo en la camioneta de mi padre ya te decía bastante.

–– Con eso solo me dijiste que te gustaba hacerlo en la camioneta de tu padre.

Ángeles en llamas es un duro drama  psicológico, suavizado por la intriga detectivesca. Una de esas “novelas pegamento”, que no puedes dejar de leer hasta el sorprendente final. El suceso que describe este thriller tiene lugar en la Pensilvania rural, una de las zonas más duras de Estados Unidos.

En las afueras del pueblo, en el lugar donde estuviera una antigua mina, se formó un enorme socavón, que liberó una nube de vapor  con el hedor a huevos podridos del azufre. Resulta toda una metáfora. Como si la autora quisiera adelantarnos que cada vecino del pueblo lleva dentro una historia personal desgraciada y que las relaciones sociales no son nada fáciles.

Por la novela hay un desfile constante de personajes cruelmente marcados por el dolor: familias disfuncionales, padres implacables, hijos abominables, relaciones ciudadanas sumamente rencorosas y malévolas. Hasta una educadora de perros parece demostrar que sus “alumnos” son más dóciles y cariñosos que los vecinos humanos. Si fuera por ella, nos mandaría un rato al rincón de pensar.

En otro momento, la protagonista dice que los policías se refieren siempre a su profesión como el trabajo porque necesitan verlo como una sucesión de objetivos sencillos y alcanzables (poner una multa, buscar testigos, arrestar a alguien).

Es un relato de intriga, bien estructurado por una estupenda escritora. Una inteligente  mirada de la condición humana, de lo difícil que resulta mejorar las cosas y de lo estéril que puede resultar todo.

El pasado nos convierte en lo que somos.

Un libro que hay que leer.

“Corrupción policial”, de Don Winslow

Sinopsis del libro: DENNY MALONE es «el rey de Manhattan Norte», un condecorado sargento del Departamento de Policía de Nueva York y el auténtico líder de «La Unidad». Malone y sus hombres son los más listos, los más duros, los más rápidos, los más valientes, los más malos y los más canallas de la Unidad Especial de élite con carta blanca para librar una guerra contra bandas, drogas y armas. Malone ha sido testigo del dolor y la muerte por las calles de Nueva York, una ciudad erigida sobre la corrupción, en la que nadie está limpio; ni siquiera el propio Malone.

Ahora su corrupción está a punto de salir a la luz y Malone se verá obligado a transitar por la delgada línea que separa la traición a todo aquello en lo que cree y su propia supervivencia. Ahora, Denny deberá decidir de una vez por todas qué significa ser un buen policía.

 

Denny Malone, 38 años, 1´93 de estatura, sabe dónde están escondidos todos los trapos sucios, porque la mitad de ellos los enterró él mismo.

El trabajo más importante de Malone es volver vivo a casa cuando termine la jornada. Detesta que los civiles intenten hablar como policías. Es un policía arrogante. Tiene que serlo. Si alguien intuye que no te consideras la hostia, acabará contigo.

El autor, Don Winslow, es el escritor actual que mejor describe el tráfico de drogas (El poder del perro, El Cártel). En esta novela no nos cuenta un relato de buenos y malos sino de malos, peores y pésimos. Y lo hace desde el punto de vista del supuesto héroe, un tipo que piensa que todo el mundo tiene un precio, la cuestión es encontrar la moneda adecuada. El tráfico de estupefacientes en Nueva York se ha convertido en un negocio a puerta cerrada, es más seguro. Es casi imposible realizar una redada policial porque los camellos tienen niños vigilando y, antes de que franquee la puerta la poli, se han esfumado.

Malone reflexiona: te pasas la vida intentando evitar que la gente se meta esa mierda en el cuerpo y, por más mercancía que confisques, por más traficantes a los que arrestes, sigue llegando desde los campos de opio a los laboratorios, a los camiones, a las agujas y a las venas. Es un río manso que fluye sin cesar.

Nueva York, una ciudad con 38.000 agentes de uniforme, hecha de pecado y con ánimo de lucro. Al Cuerpo de Policía le están sacudiendo por todas partes.

Las armas y la droga son la criminalidad en USA. “Las armas no matan”, dicen los partidarios de llevarlas; Malone concluye: matan las personas, las personas que van armadas. Fin de la puta historia.

Si tuviera que empezar de nuevo, Malone volvería a ser agente de la policía de N.Y., el mejor trabajo del mundo. Se pregunta “¿Por qué se hace rico todo el mundo? Los políticos (nadie miente tanto como los políticos, a la hora de saltarse la ley), los mafiosos, los traficantes ¿Cuándo nos llegará el turno a los policías? En la poli todos somos corruptos, cada uno a su manera”.

El código de la policía es no jodas a un compañero.

Personalmente creo que al libro le pondría dos objeciones: ha sido escrito con veinte años de retraso y es innecesariamente largo, 574 páginas. La primera parte de la novela es espectacular; luego decae y el final es flojillo. Es inevitable que una novela negra, de esa extensión, recurra a continuas digresiones y se cuelen montones de datos y cosas sin relación con el asunto.

De este tipo:

Malone toma la autopista del West Side rumbo al centro y cruza Manhattan cerca del lugar donde estaban las Torres Gemelas. Han pasado más de quince años… y Don Winslow aprovecha que el Pisuerga pasa por Valladolid para contarnos que ese día murieron 343 bomberos, etc., etc. y que todavía en sus sueños rememora el olor a carne quemada y más etcétera, sin que tenga nada que ver con la corrupción policial, que da título a la obra.

O una juerga de polis que dura catorce páginas.

Aún con estas advertencias, su lectura es imprescindible.

CRÍTICA DE LIBROS: "Casi nunca" de Daniel SADA. Entre la perversión y la santidad

Reseña de la editorial: Demetrio Sordo es un agrónomo que pasa sus días en la grisura de su empleo como administrador y técnico agrícola en un rancho de Oaxaca, en 1945. Un día, aburrido, decide que el sexo dará sentido a su vida y va al primer burdel que encuentra. Ahí termina muy allegado a una morena, Mireya, con quien se entiende a la perfección. Poco después, la madre de Demetrio, Telma, le pide que viaje hasta Coahuila, donde ella vive, para asistir a una boda en la población de Sacramento, hogar de su prima Zulema. La idea obvia es que el joven se entienda con alguna señorita ilustre de la comunidad para que haya boda. Y así sucede: Demetrio queda prendado de Renata y casi de inmediato comienza su compromiso. Se establece así el principal conflicto de la novela: Demetrio quiere mantener ambas relaciones hasta que sea inevitable romper con Mireya. Pero ésta ya ha pensado en que sea el agrónomo su salvador, quien la ayude a salir del burdel y se case con ella para fundar juntos una familia.

 

 

El mexicano Daniel Sada es un autor extraño, difícil. No es de los que facilita la tarea al lector.

Hace tiempo leí su interesante novela “Porque parece mentira la verdad nunca se sabe” y me gustó su barroca forma de escribir, de buscador de palabras (si el camino se estrecha, también se puede anchurar). Es un maestro en la descripción de situaciones y en el empleo de coloquialismos del México profundo.

Emplea expresiones deliciosas: jalarse (irse), fregado, rapidito, riesgoso, nomás, lugarcito, fuereños (forasteros), pasitamente

El narrador tal vez le diga al lector lo que va a pasar, abreviarle y pedir su opinión. Así, cuando escribe: centrémonos en lo de las cuentas; y poco después: Y salgámonos de eso para dar paso a lo reciente y nos narra otra cosa. En otra ocasión: ahorrémonos las lentitudes del acercamiento palabrero para ir al abrazo.

El tema de “Casi nunca” es sugerente: Hacia 1945, un agrónomo de casi dos metros de altura (en un país de chaparros) que se desfoga seis veces por semana con una puta, se enamora de Renata hermosa joven de Sacramento, decente y radicalmente distinta. No me resisto a transcribir el primer diálogo que entablan:

–Usted es la mujer más bella que he conocido en mi vida y me imagino que la más bondadosa.

–Habla usted muy bonito. Me gusta lo que me ha dicho y también, la verdad, me gustaría seguirlo oyendo.

–Yo siempre le diré cosas que la halaguen. Palabras tan suaves y lindas como usted.

–Pues yo siempre le daré las gracias.

Esta preciosidad vive a tres días de su enamorado; en el viaje, el pretendiente ha de usar tren, avioneta, barca, autobús y caballería con un calor agobiante y por carreteras sumamente precarias. La pareja se verá solamente durante una hora dos veces al año, bajo formas protocolarias muy estrictas El segundo año la bella Renata le permite el tuteo (ella, a siete metros de distancia, le dice a Demetrio: Me da mucho gusto que hayas venido, pero no puedo estar contigo. No estoy presentable. Ven mañana a esta misma hora, si es que puedes). Al tercer año, puede agarrarle la mano… El agrónomo Demetrio reflexiona: “El primer beso en la boca sería algo tan apartado como la distancia entre la tierra y el sol”.

La recompensa vale la pena.

En el México de aquellos años la incultura era tremenda. Los campesinos no sabían leer ni escribir ni de números, ignorando el valor de las cosas; lo que obligaba a la dependencia absoluta del patrón. Un desierto verbal, un agónico tedio de la vida; sólo vence la tenacidad.

La primera parte de la novela relata los esfuerzos de Demetrio para quitarse de encima a la prostituta. La segunda mitad, los esfuerzos para conseguir a Renata. Los temas son el sexo y el dinero; los personajes, reales y creíbles.

El mejor hallazgo de la novela creo que es un  pasaje entre Zulema, la tía del protagonista, y su antiguo y fallido amor, que ahora ya es un anciano decrépito y con multitud de nietos: “Dos viejos desnudos acostados en la cama no muy ancha acariciándose con manos trémulas. Miedos, más que besos en la boca, era lo que se daban”. El romance sólo dura tres días porque el viejo muere.

Las últimas palabras de la novela son: “Puro deleite”.

Se la recomiendo a ustedes.

Cuatro semanas de septiembre

Parece que el próximo día seis el Parlament de Catalunya celebrará un Pleno en el que aprobará dos textos legales: la Ley de Referéndum y la de Transitoriedad a la República.

La siguiente semana, la Diada.

Agosto ha sido un mes tremendo, por los atentados del día 17, la manifestación por las víctimas y las diversas confrontaciones ente la Generalitat y el Estado español. En tono menor, nos dejó atónitos la sugerencia, de miembros de la CUP de Sabadell, de quitar el nombre de Antonio Machado a una plaza de la localidad; se argumentaba que por exaltar a Castilla en sus poemas. Y a Quevedo, Lope de Vega, Tirso, Góngora, Calderón o Goya, por ser “frutos de un modelo pseudocultural franquista.”

Perturbación mental fijada en una idea, paranoia. Sin comentarios.

Lo cierto es que resulta difícil de aceptar que se haya llegado a la actual situación sin que el gobierno haya dado un solo paso para dialogar, cortar el delirio de los políticos y evitar el tópico choque de trenes. Seguramente Zapatero dio pie a un proceso que ahora se muestra alarmante.

De una parte, el gobierno inmovilista de Rajoy. Este hombre llega tarde hasta cuando llega a tiempo, por su afán de permanecer al margen de los asuntos verdaderamente importantes. No parece importarle el “ruido”, con tal de ocultar la corrupción de su propio partido.

Conviene recordar que el Estatut de Catalunya fue refrendado en España y Catalunya, pero el PP lo impugnó ante el tribunal Constitucional, cuya sentencia impuso serios recortes; esta decisión fue el origen de un profundo malestar en la población catalana. El Govern no lo aceptaría por el descrédito del Alto Tribunal.

Ante la pasividad del gobierno español, los independentistas levantaron el vuelo; hasta el punto de que el secesionismo, en los últimos años, ha llegado a alcanzar cifras preocupantes para cualquier político responsable. Es un asunto que atañe directamente a 7,5 millones de catalanes y de otra manera a treinta y nueve millones de españoles más.

De otro lado, el Govern exige provocar un conflicto de legitimidades. Ante la falta de diálogo de Madrid  quieren que el pueblo verdadero  (el que votará SÍ en el referéndum) ejerza el mandato popular y decida la creación de la República catalana. Como dice Soledad Gallego, este “mandato” no existe, ni ha existido nunca.

Siguiendo el delirio, el President Puigdemont ha dicho: “si los catalanes votan separarse de España ––aunque sea por sólo un voto de diferencia––, si gana el , al día siguiente aplicamos la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República de Catalunya”.

¿Qué puede pasar?

El Tribunal Constitucional, sin trámite parlamentario alguno, suspenderá inmediatamente de sus funciones a cargos electos. Incluso a Puigdemont y a todo su gobierno.

En dirección contraria, el Parlament se atribuye la legalidad de ignorar cualquier norma que pueda entrar en conflicto con su propia ley. Contra el Tribunal Constitucional, incluso.

La Ley de Transitoriedad vulnera gravemente el orden jurídico del Estado español, del que el Parlament forma parte, según la Constitución española que es la que le da toda la legitimidad que tiene.

Se ha asegurado que si el 1 de octubre tuviera lugar el referéndum solamente irían a votar los partidarios del independentismo, un tercio de los ciudadanos. Pero esto no arredra a Puigdemont: “Con una mayoría simple de votantes nosotros nos consideraremos capacitados para declarar la independencia”.

El artículo 79.4 del Proyecto de Transitoriedad es claro: “Las sentencias, de los tribunales españoles, contra los que han delinquido, quedan anuladas o sobreseídas”.

¡Toma ya! Y, además: “El Ejército español no tendrá jurisdicción en Catalunya”.

Cuatro semanas.

CRÍTICA DE CINE: "Fences"

El amargo legado paterno

SINOPSIS: El protagonista, Troy Maxson (un trabajador de la recogida de basura de Pittsburgh), es un hombre desilusionado en la vida porque su sueño de jugar al béisbol ––en las ligas grandes–– no se realizó. En aquella época, solo se le permitía jugar en las ligas de negros, debido a la barrera de color que existía en los deportes profesionales. Por eso, Troy no quiere que su hijo Cory busque una carrera como futbolista profesional. La relación con su esposa Rose sufre cuando Troy tiene un amorío con otra mujer joven, quien muere mientras da a luz a una niña. La escena más poderosa del drama ocurre cuando Rose se enfrenta a su esposo porque ella también tuvo unos sueños que nunca se cumplieron.

    Junto a Troy ––poblando el universo creado por el dramaturgo–– además están su amigo Bono; su hermano indefenso Gabriel; el hijo Lyons, que tuvo de su primer matrimonio y la hija Raynell, quien nació de su amorío reciente.

 

El autor teatral August WILSON ubicó la acción de “Fences” (su traducción: vallas, cercas) en 1957. La obra es una de las diez del Ciclo del Centenario (o Pittsburg), en las que relata las experiencias  de los afroamericanos en el siglo XX. Y lo narró no desde los grandes momentos históricos sino de las pequeñas peleas diarias de la vida. Por esta serie, su autor recibió dos Premios Pulitzer: en 1987 y 1990.

Wilson (hijo de padre blanco y madre de raza negra) está considerado uno de los mejores escritores de teatro americanos del pasado siglo; de la talla de O’Neill (Deseo bajo los olmos), Tennessee Williams (Un tranvía llamado deseo) y Arthur Miller (La muerte de un viajante).

Se dice que Fences recuerda “La muerte de un viajante” (tal vez porque igualmente está presente la desintegración del sueño americano). Wilson tiene un estilo propio: las vallas que Troy pretende construir para cercar la parcela de su vivienda son para separar cosas; para que los de dentro no salgan ni los de fuera entren.

Diré ya que esta Fences es una obra teatral filmada o una especie de cine dialogado. El texto es el teatral, con tono de testigo narrador por lo que la película resulta algo plana y se hace larga; el director (el mismo que encarna al protagonista), Denzel Washington, no parece haber querido darle específicas calidades cinematográficas a la obra que la sustenta. Como hizo magistralmente Elia Kazan en Un tranvía llamado deseo.

Esta obra teatral es lo suficientemente compleja y llena de matices como para apabullar al espectador. Fences, más que del problema racial, trata de la relación de Troy, la amorosa y con sus dos hijos. Un drama familiar con desencuentros entre padres e hijos: el hastío ante una vida monótona, de semanas que pasan volando y de constantes viernes de alcohol. Pero también, la lucha cotidiana del protagonista para sacar adelante a su familia y su parcela de vivienda, moldearse una nueva identidad. Su mayor ansia es construir él mismo una cerca bonita para proteger todo lo que ha logrado en su vida, retener a los que ama.

Troy aspira al puesto de conductor de camiones de basura, como catalizador del racismo imperante en la América de los años 50; no se le asignaba a un negro el puesto de conductor de cualquiera de esos camiones. Troy envidia a sus hijos, ambos jóvenes e intentando cumplir sus sueños. Los horrores de la guerra encarnados en Gabe, el hermano de Troy, con la cabeza demente y siendo el hazmerreír de los críos. Todos ellos, temas relevantes, relacionados entre sí y dispuestos para dotar de capas y capas a Troy Maxson, “un hombre que tal vez no sea un buen padre ni un buen esposo, pero que en el fondo está lejos de ser una mala persona; un personaje que puede ser tremendamente ocurrente y divertido y volverse un cabronazo al minuto siguiente”.

Lo mejor en Fences son los intérpretes, contradictorios y complejos.

Magnífico Denzel en el papel de Troy. Como había dejado dicho el maestro O’Neill el gran drama del hombre es hacer  las paces consigo mismo. Está irritado con la época que le tocó vivir; llegó antes de que se permitiera a alguien de color jugar a béisbol en los torneos de los blancos: Nunca debió de haber un tiempo que fuera demasiado pronto.

Viola Davis (que antes protagonizó Criadas y Señoras), consiguió el Oscar por su papel como Rose. Lo interpreta con portentoso desgarro (desde hoy esta niñita tiene una madre, pero tú te has quedado sin mujer). Cuando sale de su burbuja está impresionante. Como la actriz misma ha declarado: si no hubiera nacido negra habría sido una indiscutible gran estrella del cine. Porque “una gota de sangre negra basta para ser considerado como negro”.

Para cuantos que no podremos admirar Fences, representada  en los escenarios para los que se pensó, ver esta película es una compensación.

Un mal menor. Y por eso la recomiendo.

Solsticio de verano

1- En los institutos de enseñanza y colegios públicos no hay aire acondicionado. Al Consejero de Sanidad de Madrid le parece bien porque la refrigeración podría irritar los ojos de los alumnos. Y sugiere que los niños hagan abanicos de papel y los empleen para refrescarse.

Los niños no votan.

Podemos, en Andalucía, pide apagar el aire acondicionado del Parlamento andaluz y debatir sobre el calor que los críos sufren en las aulas. Buena idea, para equiparar de este modo las condiciones de trabajo en las aulas y en el Parlamento.

Hace años, las clases se suspendían el 15 de junio hasta el 15 de septiembre; pero a determinadas lumbreras les dio por “prolongar las clases” y, encima, con este cambio climático el calor resulta insoportable ya por estas fechas.

En fin: no nos faltará armamento bélico de primer orden, pagando los miles de millones de euros que nos pidan… ni se les enrojecerán los ojos a nuestras criaturitas.

La cuestión ––lo venimos diciendo desde siempre–– es la distribución del presupuesto, que no debe de hacerse como en la actualidad.

2- La moción de censura al Gobierno, recientemente presentada por U. Podemos obtuvo 82 votos favorables y 92 abstenciones.

Votaron en contra 170 diputados, del PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, Foro Asturias  y U. del pueblo Navarro.

Conjetura: Si el PSOE, PNV, y PD de CAT se unieran a los votos afirmativos, resultarían 179 votos, suficientes para desalojar a Mariano Rajoy. Sin necesidad de los naranjitos incatalogables.

Por algo se empieza.

3- Cristiano Ronaldo va a ser acusado de cuatro delitos contra la Hacienda Pública por defraudar –supuestamente– 14,7 millones de euros. El futbolista se ha cogido un cabreo soberano y amenaza con no volver a España ni jugar más en el Real Madrid, con quien tiene contrato por varios años más.

Este vanidoso jugador, uno de los egos más desmedidos que se recuerdan, lo que tendría que hacer es pagar lo defraudado, la multa consecuente y no reincidir. Es lo que se espera  de un tipo que gana de ficha 21,5 millones al año, además de los derechos de imagen, publicidad y demás.

Pues no. Ronaldo ha lanzado un órdago (esperando que en el club defiendan su inocencia… y le den –de una manera u otra– el importe que la agencia tributaria le reclama) amenazando que se irá al fútbol inglés o francés; como si en Inglaterra y Francia no tuviera igualmente la obligación de pagar sus impuestos.

Los aficionados del Real Madrid le han vuelto un tanto la espalda. Este engreído parece ignorar que una cosa es marcar muchos goles (por lo que se le paga un descomunal sueldo) y otra caer bien. A la gente que nos gusta el fútbol nos cae mejor un jugador a lo Iniesta (o Raúl y hasta Messi) que no un insoportable narciso, llorica (el público de Madrid no me quiere), egocentrista hasta el vómito… y partidario (presunto) de defraudar.

Los aficionados han mostrado su desacuerdo con la espantada del portugués. Han dicho mayoritariamente que si se quiere ir, que se vaya; pero que antes traiga la consecuente oferta de 200 millones de euros que valdría su cláusula de libertad.

Aplaudimos el buen criterio del aficionado. El jugador, ya con 32 años, está comenzando su declive. Y nadie es imprescindible. Mucho menos, si todo el equipo tiene que jugar para él,  si no podemos pitarle aunque nos dé motivos para ello, y aguantarle siempre su desmesurada egolatría. No se puede admitir que sea partidario de ocultar, con malabarismos fiscales, sus obligaciones cívicas… ganando esas barbaridades de dinero.

Hay que poner un pelín de cordura en tanto despropósito.

El derecho a decidir

“Apelamos a todas las democracias del mundo

para que nos apoyen en la defensa de los derechos

hoy amenazados en Catalunya” (Josep Guardiola).

 

El “derecho a decidir” no existe. En opinión del catedrático Ortega Carcelén, no se encuentra ni en derecho Internacional, ni en derecho Constitucional, ni en lenguaje político.

Lo primero que cabe preguntarse: ¿a decidir qué?    

Los políticos catalanes hicieron florituras semánticas con el concepto naciónautodeterminación: Catalunya es una nación con derecho a decidir.

Nación  es una palabra polisémica, tiene muchos sentidos; puede interpretarse como “una realidad cultural, histórica, lingüística, sociológica y hasta religiosa”. Pero, en el sentido que se aplicó en la Constitución de Cádiz  y en la Revolución Francesa ––que es el que quiere recoger nuestra actual Constitución––,  nación es “el conjunto de personas vinculadas entre sí por disfrutar de los mismos derechos, por las mismas leyes y en igualdad ante ellas”.  

El catedrático catalán Viçent Navarro, distingue:

A) El soberanismo, que es la capacidad de decidir (el 80% de la población catalana piensa que les asiste el derecho a decidir).

B) El secesionismo, los partidarios de la independencia (son una minoría grande, pero minoría).                                                 

Sostiene Navarro que las clases trabajadoras catalanas apoyan el derecho a decidir, pero no el independentismo. Y que por esa razón, “si se centra el proceso en la separación y el enfrentamiento con España provocarán que nunca se alcance la independencia porque la mayoría de las clases populares en Catalunya no lo apoyarán”.

Uno se queda pasmado cuando escucha que el repetido derecho a decidir es un “mandato popular”… salido de las urnas. Cinismo puro: ese asunto no se ha sometido a consulta en las urnas. Nunca.

Ellos, los padres del invento, son los que deciden quién decide:

1)    Los catalanes. Siete millones y medio decidirán sobre algo que afectará a 47 millones de españoles.

2)    Votarán los mayores de 16 años. Aunque la edad generalizada sea la de los 18 años.

3)    Impiden votar a los nacidos en Catalunya y que ahora viven en el resto de España.

Así de embarullada está la situación, que se deteriora más cada día porque las partes que deberían negociarlo se atrincheran en sus posiciones: los políticos catalanes sostienen que los ciudadanos de Catalunya se sienten una nación; el gobierno de España se aferra a la legalidad vigente.

El sentido común ha dejado paso a los sentimientos y a los intereses. Los partidos políticos “nacionales” hacen verdaderos malabarismos, confiando en que si se celebra una consulta (sobre si Catalunya es o no una nación) gane el sí; pero que el independentismo pierda toda opción… por un tiempo. Y de este modo van haciendo declaraciones los partidarios de que “el pueblo catalán se exprese”, del “derecho a decidir, pero sin independencia”, del federalismo, del “Regionalismo asimétrico”…Pero NADA de diálogo y negociación.

Seguir las declaraciones de unos y otros lleva al aburrimiento. Algunos políticos catalanes confían que si el Estado responde con la fuerza a su desafío, llegar ser víctimas les dará la victoria. El entrenador de fútbol Pep Guardiola, en un mitin, equipara Catalunya con un pueblo colonial…

Un delirio

Páginas de la vida (5)

La misa dominical ha perdido un millón de asistentes en una década. Hay 4.200 parroquias sin sacerdote. España se muestra cada vez menos católica.

A pesar de que se han captado curas y seminaristas de Latinoamérica y de Europa del este, la cifra está descendiendo y envejeciendo; hacia el año 2010 la edad media era de 63 años.

Además de la reducción ––y envejecimiento–– de los miembros consagrados, la iglesia católica está perdiendo adeptos y seguidores entre la ciudadanía.

El perfil del español que va a misa es: clase media, residente en un pueblo e ideológicamente escorado a la derecha. Los ateos e incrédulos son más habituales en las grandes ciudades y suelen pertenecer al estrato más pudiente y al menos pudiente.

*     *      *

El Ejército del Aire y la Armada apuestan por comprar sesenta cazas F-35 norteamericanos, que costarían 12.000 millones de euros contando con el apoyo logístico.

Hay otra opción: comprar el caza europeo EF-2000 en cuya fabricación interviene España ––junto a otras tres naciones europeas–– y que en nuestro país da trabajo a 3.000 personas.

Así que si los dioses no lo remedian, la ministra señora Cospedal tomará “una de las decisiones más trascendentes”, según el gobierno. Aunque entre las prioridades y preocupaciones de los españoles no está la de renovar la flota aérea ––ni muchísimo menos––, los comprarán. Seguro. Además, elegirán los aviones más caros y los que más nos vincularán a Estados Unidos (España no ha intervenido nada en el diseño de esos aparatos, ni en su tecnología ni en la fabricación) que se reservarán el acceso a las cajas negras y hasta la libertad de empleo.

En todas estas adquisiciones el ciudadano experimentado (léase: escaldado por las interminables corrupciones) siente como una sospecha la existencia de prebendas y comisiones que, inevitablemente, terminan saliendo a la luz una y otra vez.

Todos estamos sufriendo las demoras en Sanidad, por falta de médicos y recursos; seguimos con barracones en vez de aulas, en la Enseñanza… Pero, en cambio, vamos a gastar doce mil millones de euros en comprar cazas americanos.

Y a seguir votando a los mismos.

*   *   *

Las organizaciones animalistas calculan que alrededor de 60.000 animales sufren y son maltratados durante los miles de fiestas populares que cada año tienen lugar en España.

En el año 2016 se llevaron a cabo en nuestro país 18.600 celebraciones con toros. Como hay unos 8.100 municipios la media sobrepasa las dos fiestas con toros, por pueblo. Unos 10.000 astados mueren en festejos populares cada año y la cifra no ha dejado de crecer. En 2016 se realizaron 17.073 festejos populares taurinos (690 más que el año anterior).

Sin embargo, las corridas de toros han disminuido (1.598, en 2016) hasta casi la mitad. Por ejemplo, en el año 2007 hubo 953 corridas de toros y en 2016 sólo 386. Las novilladas con picadores también se redujeron de 624 a 200 en nueve años.

Por último, según el diario “Público”, algunos partidos políticos son partidarios de prohibir las corridas taurinas, pero no se meten con los encierros porque les restaría votos.

En el año 2016, en la Comunidad Valenciana se celebraron 8.937 festejos taurinos.

Sobre l'alumnat insegur

Fa uns dies, una alumna de 2n d'ESO durant el procés d'elaboració d'una de les piràmides de població que estem fent a classe de Geografia, me va mostrar el seu paper mil·limetrat i me va preguntar:

- ¿Está bien, maestro?

- ¿El qué, alumna?

- La gráfica, maestro.

- ¿Qué gráfica?

- Esta... [apropant-me el full als meus ulls]

- ¡Si sólo hay dos líneas!

- Pero, ¿están bien, maestro?

- ...

Havia dibuixat només l'eix vertical de la piràmide i no sabia si estava bé. Aquesta conversa que pot semblar absurda fora de l'aula té una transcendència sobre la qual m'agradaria reflexionar avui.

El fet és que no és un cas aïllat. És més, sobretot en els primers cursos de l'ESO l'alumnat arriba a l'institut mostrant una inseguretat molt gran sobre la seua aptitud. A més a més, el grau d'iniciativa és molt baix perquè o bé s'ho pensen molt a l'hora de participar a classe o bé dubten de si les tasques les han resolt adequadament: preguntar a cada poc si el que escriuen està bé; no contestar o no participar per por a equivocar-se; deixar de treballar per pensar a priori que no ho faran bé; afirmar sense pensar "jo no sé fer això" o "no ho entenc"; etc. són mostres recurrents del poc dinamisme de bona part del nostre alumnat.

Aquesta falta d'autoestima atemoreix alguns adolescents i els fa alienar-se, més si cap, del món que els envolta. En general, l'adolescència sempre ha estat una etapa de la vida de les persones de transformacions profundes. El físic canvia radicalment i, potser, ràpidament però la maduresa tarda més temps en arribar. Per tant, aquest és un periode llarg (o molt llarg) d'adaptacions generalitzades, moltes vegades traumàtiques.

Quan arriba a l'institut, l'adolescent comença a descobrir un món més obert i amb menys lligams. És ara quan apareixen els primers problemes i conflictes perquè ja no és al col·legi però encara no és independent i depén (i molt) de les seues famílies amb les quals polemitza a causa de les limitacions imposades que ja no accepta gratuïtament.

La societat, en aquest sentit, ha evolucionat d'una manera peculiar durant les últimes dècades. Les generacions de la democràcia han tendit a sobreprotegir la seua descendència perquè no volien de cap manera repetir el patiment o les penúries que van viure els seus majors (els avis i àvies de la jovenalla). Aleshores, les famílies han generalitzat un sistema de protecció molt gruixut al voltant dels més joves de la casa que moltes vegades pot arribar a impedir el seu desenvolupament normal com a persones.

Segurament, el professorat té (tenim) un grau de responsabilitat molt elevat en la perpetuació d'aquesta manifesta inseguretat que, de no corregir-se, es pot convertir en una amenaça general per a la societat del futur. No m'agradaria semblar un mal auguri però ja estem començant a patir les conseqüències perquè aquella comunitat que no és capaç de pensar críticament, que mostra una excesiva dependència dels altres i que no és capaç de confiar en les seues pròpies capacitats, és molt manipulable.

Aleshores, cal treballar des de l'adolescencia en formar persones crítiques, cultes, amb criteri i, sobretot, lliures. I quan dic "lliures" me referisc a la capacitat de creure en un mateix i al dret a equivocar-se que deuen tindre totes les persones. Podem criticar els partits polítics, els sindicats i les famílies per ser incapaços de consensuar un sistema educatiu a llarg termini però el professorat té a les seues mans la possibilitat d'ajudar l'alumnat a ser més segur, a confiar en si mateix i a desenvolupar la seua pròpia personalitat treballant per la defensa dels seus drets com a persones i exercint els seus deures.

No cal ni dir que és l'escola pública la que garanteix aquesta possibilitat...

 

CRÍTICA DE CINE: "Manchester frente el mar"

SINOPSIS: Lee Chandler (Casey Affleck) es un solitario encargado de mantenimiento de edificios de Boston que se ve obligado a regresar a su pequeño pueblo natal tras enterarse de que su hermano Joe ha fallecido. Allí se encuentra con su sobrino de 16 años, del que tendrá que hacerse cargo. De pronto, Lee se verá obligado a enfrentarse a un pasado trágico que le llevó a separarse de su esposa Randi (Michelle Williams) y de la comunidad en la que nació y creció.

Título original: Manchester by the Sea

Año: 2016

Duración: 135 min

País: Estados Unidos

Director: Kenneth Lonergan

Hay que agradecer al cine americano que, de vez en cuando, nos traiga una película por encima de la media,  agarrada a la realidad.

El nombre que da título al film es el de una población real del Estado de Massachussets, con 5.000 habitantes; lo cual ya indica el deseo del director.

Quiero advertir, desde ahora, que la cinta es un drama poderoso, una mirada al abismo. Una película desoladora, sobre la culpa, la pérdida y el dolor.

No es fácil de recomendar porque resulta hosca y dura. El espectador sale de la sala como entristecido y con una sensación deprimente.

Además, Manchester… es larga y se hace larga, porque la historia lo requiere. Como si necesitase una combustión lenta de imágenes serenas que nos enganchasen con su desolación. Desde la mitad de la proyección al espectador ya se le ha dicho cuál es el drama del protagonista. El dolor que nos provoca es tan fuerte  que estamos deseando redimir a Lee Chandler de su desgarro interno, como un grito de rabia.

La película es difícil de digerir porqueestá llena de continuos flashbacks (intercalar en el desarrollo de la acción secuencias referidas a un tiempo pasado), bajo cortes simples y sin efectismos. Los personajes apenas hablan, como si el peso de la culpa se hiciera insoportable, sin alivio alguno.

El actor protagonista, Casey Afleck, siempre me ha parecido un tipo inexpresivo y tristón. Este papel podría parecer hecho a su medida y, sin embargo ––es mi opinión personal––, no lo ha sabido interpretar bien. Casey parece un zombi, con la cabeza vacía y en pesadilla permanente. El hecho de que Lee Chandler sea un hombre depresivo y sin rumbo, con un suceso trágico en su alma, no debiera significar que haya de ser interpretado por un actor contenido, cansino y agrio, en sus características naturales. Pienso que John Cusak lo hubiera bordado, sin darle ese aire de funeral a la película.

Para que vean cómo son las cosas: Afleck recibió el Oscar por este papel.

También creo que el mayor mérito de Manchester frente al mar estriba en el guión. Si esta historia estuviera narrada linealmente sería un dramón más. Con el guion, que escribió el propio director Kenneth Lonergan, el relato resulta áspero y duro, pero perfectamente elaborado; diegético, con sus propias reglas.

Recomendable para amantes del cine… Con las debidas advertencias.

Páginas de la vida (4)

1.- Lo cuenta El Mundo. En un bar de Tafalla (Navarra) el encargado, Julián, colocó una cámara espía en el aseo de señoras. En las noches de sábado y en bodas y en las fiestas, grababa vídeos. Las imágenes muestran a las clientas bajándose los pantalones o subiéndose la falda. Se ven nítidamente sus genitales. Y cuando se sientan en la taza, sus caras. 

 Lo hizo en secreto, hasta que una camarera destapó el pastel por casualidad. En agosto de 2015  (Julián estaba de vacaciones), la luz se cortó en el bar. Como la música había dejado de funcionar, la encargada buscó en el ordenador del bar algún vídeo musical. En Mis vídeos se encontró cientos de vídeos del baño: mujeres orinando; clientas drogándose

Esa misma tarde detuvieron a Julián.

El hombre intentó defenderse de las acusaciones como pudo: "Para limpiar el bar de drogas", se justificó ante la Policía.

 Sí, pero¿los hombres no se drogan?¿Por qué sólo grababa el aseo de mujeres?

Le acusan de 120 presuntos delitos contra la intimidad, de las 120 víctimas que lo han denunciado.

Por cada una de las 98 adultas grabadas el fiscal pide dos años y seis meses de prisión para él; por cada una de las 22 menores, cuatro años.

Julián, pese a los de 333 años cárcel que le solicita la fiscalía, no cumpliría más de 12 entre rejas, ya que el Código Penal impide una pena efectiva superior a tres veces el delito más grave.

Algunas víctimas se lo toman con humor: "Cada vez que voy a un baño hago un corte de mangas en todas las direcciones, por si acaso", dice una.

2.- Si es usted peatón, está intentando cruzar un paso de cebra  y un automovilista no le cede la preferencia ––que usted legalmente tiene–– no proteste. Su vida peligra.

Insistimos: Aunque tenga usted sobrada razón, no le recrimine nada al energúmeno.

En Madrid, Ramón, un hombre de 81 años, que acababa de salir de la farmacia, estaba cruzando un paso de peatones en la Avda. de los Fresnos. El peatón le reprochó al conductor del coche que no frenara en el paso de peatones. El automovilista, se bajó del vehículo y propinó a Ramón tal puñetazo que el agredido cayó al suelo, golpeándose en la cabeza, y muriendo en el acto.

El agresor  subió al coche y se dio a la fuga  (iba acompañado de una mujer). Poco más tarde el presunto agresor sería detenido.

Ramón cuidaba de su esposa aquejada de Alzheimer.

3.- En un bar de Almassora dos tipos discuten con vehemencia sobre el independentismo catalán:

––Que sí, Vicent, lo que te diga. Estos tíos cada día están más lejos de la realidad, van a seguir la táctica de los hechos consumados y van a declarar la independencia por las buenas o por las malas.

El tal Vicent interviene:

––Y Rajoy les manda el Ejército y la Guardia Civil, les quita la Autonomía y ¡a tomar por culo la República Catalana!

El que no se llama Vicent, le corta:

––No hará falta emplear la fuerza. Ese invento de la independencia, así sin más, no puede funcionar. Antes, hay que resolver serios problemas.

–– ¿Cómo cuál? ––pregunta Vicent.

––Pues…como ¿contra quién jugaría el Barça la Liga?

–– ¿Y el Español? ––pregunta el otro a su vez.

Es cierto. Demasiados problemas pendientes.

Patrimoni, símbols, identitats

Ja hem tractat diverses vegades en aquest blog el tema del patrimoni. La UNESCO (1998) defineix el patrimoni com el conjunt d’elements naturals i culturals, tangibles i intangibles, que són heretats del passat o creats recentment. Però, en moltes ocasions no sempre està clar com es pot discernir allò que és patrimoni d’allò que no ho és. Normalment, sempre es prenen en consideració diverses variables (tècniques, legals) però la més interessant és la que es refereix al valor simbòlic que la població li dona als béns llegats del passat.

Així, les implicacions del procés de reconeixement del patrimoni són complexes i multicausals tant que de tots els possibles vestigis històrics o culturals identificats, només una part molt menuda es converteixen en patrimoni, en funció de la funció atorgada pel col·lectiu que vorà reflectida en aquestos béns una part de la seua identitat perquè transmeten uns valors determinats.

I és just en el moment d’atorgar-li valor simbòlic a un llegat històric on els processos de decisió d’una comunitat es poden vore influenciats per diferents grups socials amb uns interessos determinats als quals els convé (per les raons que siguen) que eixe bé siga percebut com a patrimoni (i, per tant, com a símbol d’identitat col·lectiva) o no. Vegem-ho. 

Les darreres setmanes hem estat testimonis a Almassora d’una polèmica que versa directament sobre el patrimoni local i que afecta a la nostra identitat com a poble. Parlar de símbols i identitats no és fàcil però és molt necessari perquè sense referents comuns, un poble corre perill de convertir-se en només un conjunt de persones que conviuen a un mateix lloc però que no el viuen ni el senten com a propi.

L’episodi va ocórrer de la nit al matí quan la façana de la Casa de l’Oficialat (un dels edificis més antics d’Almassora) va aparèixer pintada d’un color roig granat que crida molt l’atenció perquè contrasta amb l’entorn més immediat (Imatge 1). No deu ser casualitat que uns carrers més avall, el Museu Municipal tinga una fatxada exactament del mateix color. Potser els autors pensaven que la seua acció passaria desapercebuda si buscaven connivències en un edifici públic. Tanmateix, la casa ara pintada desentona també amb el seu estat de conservació anterior fins aleshores prou deteriorat (Imatge 2).

El fet és que, aquest edifici no és un qualsevol. La Casa de l’Oficialat és un immoble del segle XV protegit pel Catàleg de Patrimoni d’Almassora i caracteritzat com un Bé d’Interés Cultural (BIC) per la Generalitat Valenciana. Es tracta d’una casa que feia servir el representant del bisbe de Tortosa (senyor feudal d’Almassora) per a tractar assumptes civils i administratius i el seu exterior formava part de la muralla. L'edifici conserva les parets exteriors originals, carreus de pedra a la cantonada i blocs de pedra encastats a la façana, amb restes d'una finestra gòtica[1].

El patrimoni cultural valencià està regulat per una llei específica de 1998 (que, per cert, en breu serà actualitzada). Allí llegim que els BIC són aquells béns que per les seues singulars característiques i rellevància són objecte de mesures especials de protecció, divulgació i foment.

Aleshores, davant d’aquesta suposada actuació contrària al patrimoni, la reacció de l’Ajuntament d’Almassora no es va fer esperar i havent obert expedient informatiu, el va traspassar a la Conselleria d’Educació, Investigació, Cultura i Esport que serà la que haurà de decidir sobre l’assumpte.

Tot i això, a Almassora, potser la Casa de l’Oficialat no és percebuda per molta gent com una part important del nostre patrimoni (contràriament al que passa amb els porxos de la plaça Major del segle XIV) i és en aquest moment quan apareixen els problemes. De fet, els que van colorejar la part exterior de la Casa no només no han tingut cap pudor en defensar la seua actuació sinó que, a més a més, s’han atrevit a fer humor i han penjat un cartellet de la famosa marca de bolígrafs com si malmetre un edifici protegit fora un joc de xiquets.

L’esdeveniment ha tingut un ressò limitat a les xarxes socials on s’han escenificat alguns debats però d’escassa transcendència. A més a més, un periòdic de tirada provincial va dedicar un article al respecte però sense més continuïtat.

Aquesta polèmica és un exemple clar de com el patrimoni protegit pot arribar a no ser identificat per la majoria si la mateixa comunitat no fa res per prestigiar-lo, bé a través de les administracions públiques o bé a través de la iniciativa privada. En certa manera, el paper de determinats grups o agents socials és primordial per a que la col·lectivitat identifique segons qué. 

En el nostre cas, la llei empara la Casa de l’Oficialat però les administracions competents, fins ara, havien defugit la responsabilitat de divulgar i fomentar la protecció i ara han d’actuar a posteriori.

Ho hem viscut també a Almassora més recentment a propòsit de l’himne d’Espanya (un altre símbol) i el fet que no s’interpretara a les processons de Santa Quitèria. En aquest cas, sí que s’ha provocat un major rebombori social i mediàtic que en el de la Casa de l’Oficialat justament a causa de la lectura que ha fet un agent social de prestigi (el Partit Popular) sobre les raons per les quals no es tocava la Marxa Reial.

Independentment del fons, el comunicat de premsa d’aquest partit polític ha tingut molt de ressò en els mitjans i a les xarxes cosa que ha motivat una reacció de protesta de molta gent (acarnissada i tot) en creure que un dels seus símbols (en aquest cas, nacional) era atacat. Precisament, és el contrari del que va passar amb el tenyit de la Casa de l’Oficialat sobre el qual, per cert, el PP ni s’ha pronunciat.

En conclusió, la protecció del patrimoni d’un poble resulta una tasca costosa i difícil per la multiplicitat de variables i interessos que interactuen. És responsabilitat de les administracions vetllar per llegar el nostre patrimoni a les generacions futures per damunt d’interessos particulars que no pensen en la comunitat sinó en el benefici propi (econòmic, electoral, etc.). Per tant, cal engegar mecanismes de protecció i manteniment del patrimoni per no arribar a situacions extremes (i, potser, irreparables) com la de la Casa de l’Oficialat.



Si voleu publicar...

... articles, tindre el vostre blog propi, penjar fotografies sense comentaris (denúncies, fets curiosos, paisatges d'ací d'interès, etc.) o voleu gestionar la vostra galeria d'imatges, podeu posar-vos en contacte amb nosaltres enviant un correu a: almassorateveu@gmail.com. En uns dies, ens comunicarem amb vosaltres.

- Si us agradaria tindre un blog, s'han d'acceptar uns compromisos mínims de manteniment.

- Si el que voleu és publicar articles esporàdics, heu d'atendre a les normes de publicació que es trobareu detallades en l'apartat Qui som? d'aquest mateix blog.En tot cas, els vostres escrits es publicarien en la secció AlmassoraTeVeu signats i identificats.

- Si el vostre desig és penjar alguna imatge puntual en què vulgueu fer alguna denúncia, o mostrar una curiositat o simplement publicar una fotografia estètica heu de saber que acceptarem ni publicarem imatges amb Copyright.

- Finalment, si preferiu tindre la vostra galeria de fotografies (artístiques, periodístiques, documentals, monogràfiques, científiques, etc.) haureu d'acceptar també alguns compromisos de manteniment.

Vist (des de 04-03-15)

© 2009-2014 by GPIUTMD