...espai virtual de reflexió crítica sobre la realitat d'Almassora, la Plana i el món en general. Noticies, històries, art, poesia, contes, cultura,natura, experiències, ...

AlmassoraTeVeu

Una presentació

Presentació de BLAU, conte original de Kata i Ferran Agut


 

16 de desembre, dissabte

12.30 h


 

Al Café dels Artistes (carrer Trinitat, 142)

Castelló

Escriure... o no

Fa temps que no escric. De fet, massa. I no és perquè l'actualitat no vinga farcida de notícies i esdeveniments dignes de ser comentats. Pense que és perquè la realitat ha superat la meua capacitat d'elaborar reflexions crítiques i, sempre que pensava algun tema, l'actualitat tossuda me feia repensar-me l'esforç de juntar paraules.

Per exemple, volia escriure sobre la manipulació als mitjans de comunicació espanyols però, ves per on, resulta que fa anys me van limitar l'accés a la lliure informació en tancar els mitjans audiovisiuals públics en la meua llengua. Aleshores, enlloc d'escriure vaig decidir deixar d'escoltar i de seguir les ràdios i televisions que normalment sintonitzava perquè ja no són dignes de la meua audiència (ho hauran segut alguna vegada?).

Tanmateix, volia escriure sobre la llibertat de pensament a la nostra societat però, ves per on, vaig llegir el pamflet que el Grup Municipal del Partit Popular va publicar fa poc i vaig quedar en fora de joc perquè volia parlar de l'evolució que Espanya ha experimentat en aquest aspecte i, de cop, vaig vore que els antics instruments de control ideològic segueixen existint ara disfressats però amb les mateixes estratègies que fa 50 anys: assenyalar gent per la seua ideologia.

Relacionat amb això, volia escriure sobre la lliberat d'expressió a la nostra societat però, ves per on, me vaig assabentar que el mateix grup d'abans va demanar explicacions a l'Ajuntament al voltant d'un periòdic que la Biblioteca Municipal ofereix a la gent que vol llegir la premsa diària en la nostra llengua i vaig pensar que hi ha qüestions sobre les quals no es pot reflexionar perquè parlen per elles mateix.

En el mateix sentit, molt abans volia haver escrit sobre els protocols socials de respecte a la diversitat que a un sistema democràtic se li presuposen però, ves per on, vaig pensar en la gent que ha deixat de saludar-me pel simple fet de conèixer la meua ideologia (supose que li passa a més gent) i vaig caure en el compte que, potser, algunes d'aquestes persones que ara me giren la cara són les mateixes que diuen renegar dels sistemes predemocràtics. Aleshores, igual es trobarien més agust antany i, per tant, escriure sobre un fet tant estult no valia la pena.

En l'àmbit estrictament local, també volia escriure sobre la meua decepció amb el conseller d'Educació Vicent Marzà per la seua incompareixença en donar explicacions al poble d'Almassora sobre l'aturada de les obres del CP Regina Violant però, ves per on, he tingut ocasió d'escoltar a l'anterior alcalde atacar l'actual administració i, com a conseqüència, he llegit a algunes famílies alçar la veu com mai abans. Aleshores, qualsevol cosa que es poguera dir ja estava dita perquè que els responsables de 10 anys de retràs de les obres siguen ara els valedors del col·legi és una circumstància que me supera.

També volia escriure, sobre la possibilitat que el PP torne a governar el País Valencià i Almassora a partir del 2019 però, ves per on, he pensat en tots els canvis i projectes engegats a la nostra terra i he arribat a la conclusió que la gent sabrà valorar les transformacions en marxa i actuaran en conseqüència perquè si l'única alternativa de l'oposició és recurrir la majoria de lleis socials aprovades per Les Corts, d'una banda, i acusar el govern local de no ser un sinó dos significa que no tenen projecte ni idees noves i només volen aturar el progrés de la majoria.

En fi. Volia escriure sobre tot això i molt més però, ves per on, ja està tot escrit.

CRÍTICA DE LIBROS: “La Hondonada”, de Hiumpa Lahiri

 Una novela bellísima

Sinopsis: “La hondonada” es una saga familiar ambientada en India y en Estados Unidos. La escenificación de la vida y los laberintos de la identidad a través de dos hermanos de caracteres antagónicos: Subhash (cauteloso y reservado) y Udayan (inquieto y rebelde); ambos viven en un humilde barrio de Calcuta donde, durante la temporada de lluvias, un lecho seco entre dos lagunas se transforma en un gran espejo de agua. Allí, en la hondonada, transcurre su infancia, jugando al fútbol o nadando, a merced de la naturaleza.

Pero la hondonada es algo más que un pedazo de tierra. Es el vacío en el corazón de los hermanos; cuando empiezan a crecer y sus caminos se separan de forma inexorable: uno en la India y el otro en Rhode Island. Los destinos  de los hermanos se bifurcarán, entre otras cosas, por las ideas políticas (son los años sesenta cuando en la India nace un movimiento clandestino de inspiración maoísta) y las aspiraciones profesionales, hasta que un hecho trágico, de alguna manera, los vuelve a poner de frente.

          Cuando la tragedia irrumpe en sus vidas, Subhash regresa a su país con la esperanza de recomponer una familia desgarrada a consecuencia de los actos de Udayan, que afectarán a los destinos de su joven esposa, de sus padres y de su hermano mayor.

 

El libro se extiende entre Asia y América, durante un período de setenta años. Una curiosidad es que en la novela no hay guiones de diálogos. La autora ha prescindido de ellos, como si quisiera ser  más intimista al expresar los sentimientos. Los diálogos surgen aquí de manera natural, entre relatos y descripciones, con resultado muy afortunado. La fuerza de las frases está en el lugar que ella las pone.

 

Es peculiar, en esta escritora, observar que se detiene en detalles insignificantes, pero que dan calidad y rigor al relato. Siempre son cosas nimias o pequeños pormenores los que dan personalidad a esta gran narradora lírica. Y contenida, porque cuenta lo preciso y omite lo necesario. Cualquier detalle anecdótico lo convierte en algo emocionante. Con sensibilidad y delicadeza.

 

    Se dirigía a ella afectuosamente, con el tono cariñoso reservado para los lazos formados en la infancia, que nunca se cuestionaban ni sufrían cambios.

 

Por el libro transcurren los convulsos movimientos que conmovieron Calcuta y las implicaciones internas que, en Norteamérica, provocaban Vietnam y, posteriormente, Irak;  el impacto que todos estos conflictos causaban en la familia protagonista. Una familia de solitarios. Así que cuando llega el drama, el destrozo es difícil de recomponer. Lahiri dice: es un desbordamiento de dolor, amor y de toda la profunda belleza que alberga la vida.

 

La autora nos va narrando, con su lenguaje elegante,  el sentir de los personajes y su evolución, el relato social, el choque de dos culturas distintas; tan diferentes: En la muerte todos somos iguales. La muerte tiene esa ventaja sobre la vida.

 

En definitiva, una novela interesante, poderosa, formidable.

 

Páginas de la vida... SANITARIA

* Dar información no es pecado.-

Hace unos días tuve que acompañar a un familiar mío al Ambulatorio de Almassora, para la vacuna antigripal.

Llevábamos un escueto papelito, como el que imprimen las cajas registradoras; la hora de nuestro turno era a las 12.00. En la Sala nos encontramos unas cuarenta personas, contando acompañantes. 

Cuando empezaron a llamar a los candidatos a vacunarse, comenzó el nerviosismo. Comentarios con el vecino de asiento, que poco a poco se iban agriando en quejas: han llamado lo menos a veinte, que han venido después que yo; a mí me habían citado para las doce… Una persona, que está en la puerta, va llamando de viva voz a los enfermos. Finalmente nos enteramos de que todos los presentes han sido citados a la misma hora: a las doce.

Una se da cuenta de que tener al paciente bien informado no se considera prioritario. Porque, en el caso de las vacunas, no sería muy complicado advertir a las personas que esperan que ––aunque la fichita de todos indique la misma hora–– se tarda tan poco en vacunar que en pocos minutos todos van a ser llamados y atendidos.

Cuando se va al doctor de cabecera ocurre algo parecido; es el propio médico el que tiene que ir llamando, pero cuando el paciente llega a la sala de espera correspondiente, siempre con tiempo por delante, no sabe si el médico lo llamará o si su turno lleva retraso.

*  Ventanillas.-

Otra cosa que desespera es la falta de criterio que la empleada tiene cuando coge el teléfono y pide al usuario –al que estaba atendiendo en la ventanilla- que espere un momento. Resulta desconcertante, casi siempre, porque lo hace sin criterio definido; y, por supuesto, no hay una telefonista para atender las llamadas, que sería lo deseable. Me parece una falta de cortesía que el funcionario de ventanilla interrumpa a la persona que está atendiendo para ocuparse en descolgar el teléfono y acordar una hora para que el médico correspondiente asista a quien le esté llamando.

En general, todas las personas que están en recepción son poco amables, cuando no desdeñosas. Se quedan contemplando la pantalla de su ordenador como si contuviera perlas. Y jamás he oído un “Disculpe un momento, por favor”, que serenaría la espera. Tampoco es frecuente que todas las ventanillas estén operativas, aunque se junten diez personas en la cola de espera.

*  Avisos.-

¿Y qué decir de los avisos en las puertas? “Apagar los móviles”, “Lleven consigo la tarjeta SIP”, “Guardad silencio esto es un Hospital”. Una saturación de mensajes.

Me sacan de quicio estos avisos advirtiendo que no se llame ni se entre porque ya saldrá la enfermera. Me pregunto: ¿Cada cuántos minutos sale?... Y si hoy no ha podido venir a la consulta ¿quién me advertirá?

 

 

 

* La protección de datos.-

Por último,en la Sanidad de nuestro país, la protección de datos del paciente es discutible. Alguien tenía que tomarse en serio el problema de falta de privacidad. Hay constantes llamadas, del tipo: Vicente Salvador Betoret… ¡¡Vi- cen-te  Sal-va-dor  Be-to-ret!!... Solamente faltaba que añadieran: ¡Con prostatitis crónica!

Para que nos enterásemos bien todo el pueblo.

CRÍTICA DE LIBROS: Jean–Claude Izzo y la trilogía de Marsella

Serie negra mediterránea

“Total Khéops”,Chourmo” y “Soleá”.

El amigo Paco Camarasa, gran conocedor de novela de intriga y fundador de  la librería Negra y Criminal de la Barceloneta, ha escrito un libro titulado “Sangre en los estantes”. En sus 450 páginas analiza los títulos y autores de la literatura criminal.  Afirma: Total Kheops, de Izzo, es el libro que más hemos vendido en la librería. Más de 1.500 ejemplares. Si tuviera que recomendar un solo libro de novela negra (no confundir con novela policial) sería sin duda Total Kheops.

Vázquez Montalbán puso como protagonista de sus novelas de intriga al detective Pepe Carvalho; el escritor Andrea Camillieri (en claro homenaje a su amigo el citado autor catalán), llamó Montalbano a su protagonista; lo mismo que Izzo, admirador confeso, poniéndole al suyo Montale. Estos tres, más el veneciano Brunetti (de Donna Leon) y Jaritos, del griego Petros Márkaris, forman el “quinteto mediterráneo”. Los cinco tienen en común varias cosas: por ejemplo, su amor por la gastronomía pues el hecho de comer es un acto social y lúdico; el vino pide palabras y conversación.

Nada que ver con los  policías americanos que bebían litros de bourbon o de cerveza, casi siempre en desgarradora soledad.

El paisaje explica a las personas: Vázquez Montalbán ha integrado en su obra a Barcelona como un personaje más; Venecia es connatural a Brunetti; Jaritos es Atenas; Sicilia forma parte de la vida de Montalbano; Izzo es Marsella.

  Estos personajes no utilizan armas. Los tres, son muy subjetivos y a la vez arbitrarios. Prefieren dialogar a detener. Tienen padres, novias, amigos y sabemos muchas cosas sobre ellos y sus sentimientos. Los conocemos más.

Saben las pautas de comportamiento de su comunidad. Y, sobre todo, emplean su formación social, cívica y política para denunciar.

 

 

El autor Jean-Claude Izzo (1945-2000) era un marsellés puro. Hijo de un inmigrante italiano –que huía de Mussolini– y de madre inmigrante española –que huía de Franco–. Había sido militante del partico comunista francés. Creía en la justicia, en la ley y en el derecho… que nadie respetaba puesto que los mismos polis eran los primeros en saltárselos a la torera.

Izzo, un poeta. Del más puro género negro:

–No deberías habérmelo permitido – le dice ella.

– ¿Permitido qué?

–Que te amara.

Este escritor habla de sí mismo:Cada año tacho de mi agenda los nombres de los amigos que habían dicho una frase racista. Desprecio a los que solo aspiran a un coche nuevo y vacaciones en el Club Mediterráneo. Olvido a todos los que han jugado a la Loto. Amo la lectura y el silencio. Andar por las colinas. Beber Casis fresco. Lagavulin u Oban, en la noche cerrada. Hablo poco. Tengo opiniones sobre todo. La vida, la muerte. El Bien, el Mal. Me vuelve loco el cine. Me apasiona la música. Ya no leo novelas de mis contemporáneos. Y, sobre todo, detesto a los que no toman partido, a los tibios”.

Su estilo es característico, seco, de huida; articulado con el mayor desapego, como si no tuviera tiempo. Para Izzo, la vida está llena de intersecciones. Es acertada la descripción que realiza de los caretos de yonquis, macarras, atracadores, camellos, chantajistas, negros, gitanos, comoranos, trabajadores interinos, parados, soplapollas públicos y deportistas…

En las cárceles había seis jóvenes por cada adulto. Para echarse a llorar.

Los chicos marselleses de su época hablaban un francés curioso: mezcla de provenzal, italiano, español y árabe. Y un argot, el verlan (el francés al revés, en las palabras cortas; por ejemplo: dicen duper por perdu = perdido), en un lenguaje cifrado para que no lo entiendan los otros. Porque los críos entre ellos sí se entendían con esa jerga. “Hablar al revés, marchar hacia delante”.

La “multiculturalidad” puede funcionar, pero cuando llega la crisis los problemas se agravan: no hay trabajo para los de fuera.

Con acierto, Izzo traslada el deje de aquellos moritos:

tengo nada.  mi no me va eso. Tinis que vinir…

O sus descripciones de los grafiti en la Facultad. ”Pintadas racistas: árabes y negros, fuera. Uno había añadido, por si alguien no lo tenía claro: los judíos también”.

Fabio Montale, el despreocupado protagonista de la Trilogía, había sido delincuente juvenil, como la mayoría de jóvenes del barrio mestizo en que nació. Sus dos amigos de la infancia, Ugo y Manu, siguen en el delito, pero Fabio se hace policía. Un flic (madero, pasma) escéptico. Un poli autodidacta que bebe malta escocés y Pastís (anís marsellés); escucha música de Thelonius Monk, Coltrane y Miles Davis. Es un autodidacta que se acuesta leyendo “Entre mareas”, de Conrad. Confiesa: Las armas me han asustado siempre. Incluso siendo policía. Sabía lo que eran. Bastaba con apretar el gatillo. Tenías la muerte en la punta del dedo.

Montale es un apasionado de la comida:

La cocinera, Celeste, había engordado unos buenos tres kilos. Ahí donde más se nota. En el pecho y en el trasero. Sólo con verla daban ganas de ponerse a cenar.

Y de las mujeres. Le gustan mucho las mujeres. Y él a ellas. Personajes femeninos (en las tres novelas) con infinitos matices. Son fuertes e independientes y se equivocan. Dice Montale: Me hacía falta valor, a veces. Sobre todo ante las mujeres. Especialmente ante las mujeres a las que quiero. Una de ellas, su gran amor, es una española: Lole. Huele a menta y albahaca. Su olor durante el amor.

“A menudo se me antojaba que estrechar un cuerpo de mujer era, de alguna manera, retener contra uno esa inefable alegría que baja del cielo hasta el mar”.

A Fabio le encanta charlar. Era una época en la que la gente todavía sabía hablarse. Eso te da sed. Y te lleva tiempo. Pero el tiempo no contaba. Nada corría prisa. Todo podía esperar cinco minutos más.

La Trilogía de Marsella la forman los tres títulos protagonizados por el policía Fabio Montale y la ciudad del sur francés; abierta al mar, pero atravesada también por odios racistas, integrismo religioso y  la delincuencia más cruel. Chocando culturas mestizas y mezclándose. Marsella pertenece al exilio. Esta ciudad nunca será otra cosa que la última escala del mundo. Su futuro es de los que llegan. Nunca de los que se van. Camus había dicho Son a menudo amores secretos los que se comparten con una ciudad. Para Europa, Marsella es la primera ciudad del Tercer Mundo. La belleza de Marsella no se fotografía, se comparte.

Las tres novelas podían inscribirse en el subgénero neopolar (Polar, abreviatura de Policier). Es un movimiento literario que renueva el género negro en Francia. Se desarrolla en los ambientes sombríos de los suburbios donde la muerte está muy presente. Tiene mucha carga de intención política.

La estructura de la Trilogía es similar: En cada una, el prólogo ––narrado en tercera persona––, que es el inicio de la trama. Luego empieza la narración de Montale, en primera persona.

* La novela Total Kheops fue escrita en 1995. Es un libro amargo, desgarrador, triste. No deja indiferente porque su lectura viene cargada de matices. El título hace referencia a una canción de rap marsellés, que suena como “total caos”, caos absoluto.

La muerte de una destacada figura de la mafia marsellesa llevará a Fabio Montale a introducirse en una oscura trama en la que se entretejen la xenofobia, la marginación y la satanización de los inmigrantes magrebíes, la corrupción y la amenazadora sombra de la extrema derecha. En Marsella, donde demasiado tarde, uno se encuentra de lleno en pleno drama. Un drama antiguo, donde el héroe es la muerte.

Es una apabullante denuncia sobre la inmigración.

Y, sin duda alguna, una de las grandes obras que se han escrito en novela negra.

*Chourmo” (1996)es el segundo título. Chourmos eran remeros de las galeras; la chusma, en provenzal. Fabio Montale –de ascendencia italiana y española–, es Chourmo, charnego, pied noir o meteque…

Guitou, un jovencito cuya única culpa fue amar a una bella muchacha de origen argelino, encuentra la muerte de manera absurda. Fabio Montale abandonará su apacible retiro para desentrañar la compleja trama de mafias e integrismos que irán dejando en el camino demasiados cadáveres.

En un momento de la novela, el protagonista dice: Un inmigrante es alguien que no ha perdido nada, porque allí donde vivía no tenía nada. Su única motivación es la de sobrevivir un poco mejor.

Describe certeramente cómo los peces gordos y los políticos están atados de pies y manos. Todos ellos desean hacerse un hueco al sol. Piensan que, una vez en lo alto, tendrán poder suficiente para hacer limpieza. Acabar con las malas costumbres y las malas compañías. Pero no. Es imposible. Desde el primer momento (desde la primera corbata) estás atado y sin salida.

Y, sobrevolando, la mafia prestando dinero a las empresas con dificultades. Dinero negro, evidentemente. A unos intereses de locura, quince, veinte por ciento.

El final es tranquilizador. Las lágrimas son el único remedio contra el odio.

Termina así: Me eché a llorar. Joder, qué gusto.

* El título Soleá (1998), cierra la Trilogía. Hace referencia a la columna vertebral del cante flamenco, la soleá. El silencio perfecto al final de la canción. La pieza que interpretaba magistralmente Miles Davis.

Una apabullante denuncia sobre la corrupción mafiosa. La novela congela la sangre y corta la respiración.

 

Babette, una joven periodista de Marsella, está profundamente agobiada. El sueño de su vida, un gran informe sobre la mafia en el sur de Francia, puede quebrarse.  Ya le ha costado la vida a su amante y es perseguida por asesinos sin piedad. Refugiada en Les Cévennes, envía su trabajo a su amigo, el ex policía Fabio Montale. Inmediatamente, los muertos se acumulan a su alrededor. La rabia en el vientre, Montale busca vengar a los inocentes pero esta vez, ¡el adversario es de tamaño descomunal!

La información que aporta este libro sobre las actividades de la mafia es minuciosa. Como curiosidad, aparecen citados los jueces españoles Baltasar  Garzón y Jiménez Villarejo, con un estudio suyo de octubre de 1996.

Fabio Montale siente ya un gran cansancio de los hombres y del mundo. Cree en las relaciones sinceras entre los hombres y las mujeres; sin miedo y, por consiguiente, sin mentiras. Aborrece a los tecnócratas porque –para estos sujetos– los marselleses son las clases peligrosas del mañana. Pero es un defensor a ultranza de la amistad:

Decirle: ¿Te acuerdas? Y soltar una suma de recuerdos comunes. Eso es la amistad. Los recuerdos se pueden contar cien veces. Es lo más bonito de la vida.

La realidad provoca una náusea demasiado intensa. Nada ni nadie se salva.

Jean-Claude Izzo, Chapeau!

Peligro y riesgo

El peligro es la probabilidad de daño. El riesgo es la posibilidad de que el daño ocurra. Veamos un ejemplo:

Si uno salta en paracaídas, se enfrenta a un peligro.

Si esa persona no toma medidas de seguridad, se pone en riesgo.

Hablar estos días de Cataluña supone un peligro porque se corre el riesgo de perder a un amigo, a un cuñado o la tranquilidad. Con esta advertencia previa abordamos algunas reflexiones sobre la situación a la que nos han llevado las dos partes: los independentistas y el gobierno del señor Rajoy.

La verdad es que ha sido sorprendente la tenaz estrategia de los partidarios de la declaración unilateral de independencia (DUI): nadie los creía (No habrá referéndumEl Estado no lo permitirá…Ni tienen censo, ni apoyos…). Pues han votado. Algunas personas más de una vez, incluso; en unas urnas que parecían  tuppers, sin listas, sin Juntas de mesas y vapuleados por la policía. Ha sido una salvajada golpear a pacíficos manifestantes con porras, gases lacrimógenos, balas de goma… Abochorna.

Puigdemont y sus socios tienen motivos para sacar pecho. Tal como lo predijo, ha conseguido que la ciudadanía se manifestara, da igual que haya sido de manera chapucera –o si se prefiere muy poco catalana– pero su predicción se ha cumplido. Erre que erre ha logrado sus objetivos. Y la desproporcionada actuación de las fuerzas del orden les ha proporcionado más adeptos.

El Jefe de Gobierno del Estado no debiera alardear tanto: un grave problema político lo dejó en manos de los fiscales; no supo medir la fuerza del “enemigo” y lo menospreció, no adoptando las medidas adecuadas. La DUI ha llegado al final y Rajoy ya no puede seguir escondido. La situación no la para nadie.

Los interrogantes, que el pueblo llano se plantea, son tremendos.

¿Qué va a pasar ahora?

Nadie lo sabe. Europa ha comenzado a darse cuenta de la gravedad del problema, a considerar desproporcionada la actuación policial y, por tanto, exigirá que las partes dialoguen. El PP no da confianza al resto de fuerzas políticas. Con Rajoy el independentismo ha aumentado de manera alarmante. Se ve que no ha sido un político capaz de dialogar y mucho menos abordar cuestiones tan graves. Nunca valoró la seriedad de la situación, delegando en la justicia la solución de un asunto político, escuchando sólo las adulaciones y ditirambos de sus partidarios.

De la otra parte, los indepes tampoco tienen las cosas fáciles. Saben que se han saltado la legalidad, que han ignorado a la mitad del Parlament y que la UE no acepta esta consulta chapucera. Sus dirigentes tampoco son de fiar. Pueden dilapidar el cheque en blanco que les ha entregado una buena parte de la ciudadanía y su colosal capacidad de convocatoria. Sería un error mayúsculo que ignorasen a la mitad de la población, aquella a la que no le seduce el separatismo.

Los responsables de este despropósito –de ambos lados– tienen que irse. No los aceptamos.

¿Y los españoles no catalanes?

Producía irritación escuchar aquello de “¡A por ellos, oé!”, achuchando a las fuerzas de orden que iban a Cataluña. Los comentarios en los bares, en la radio y en las redes (¿Y si les hacemos la vida imposible como ellos a nosotros? Que metan a todos en la cárcel) dan grima. Hay demasiada burricie y desinformación en esta España tan dividida.

¿Cabe confiar en algo?

Razonablemente, no. El gobierno del Partido Popular seguirá empeñado en aplicar la legalidad y pedir apoyo a otros partidos constitucionalistas. No querrá ni oír hablar de consulta pactada porque sería un suicidio entre sus partidarios nacionales. Ciudadanos, lo apoyará –incondicionalmente, como siempre– pero el PSOE pondrá condiciones porque está desnortado y sin saber muy bien qué forma proponer para la relación entre las Comunidades y España: si sería la federal, la asimétrica, la plurinacional… ¿Y Podemos? Pablo Iglesias parece perdido. Ya no tiene aquella frescura emanada del 15M. Parece haber perdido la fuerza, como una gaseosa que se hubiera dejado demasiado tiempo destapada.

¿Habrá que ir a elecciones anticipadas?

Tal vez no quede otra salida. Aunque nos vaticinen que correríamos el peligro de que –ante la perspectiva de una secesión de Cataluña–, el resto de España (la España rural, la España profunda) se arriesgase a dar la victoria, una vez más, a Rajoy.

Lo cual sería como para no perdonárselo, jamás, a los catalanes.

CRÍTICA DE LIBROS. Una visión femenina: “Ángeles en llamas”, de Tawni O’Dell

Resumen de la editorial: A sus cincuenta años, la comisaria de policía Dove Carnahan haría cualquier cosa por proteger la pequeña población de Pensilvania donde ha pasado toda su vida. Aunque Dove es una figura muy querida y respetada por la comunidad, esconde tras su placa un carácter autodestructivo, alimentado por un secreto que guarda desde la adolescencia. Cuando el cadáver de una joven, perteneciente a uno de los clanes más conflictivos de la región, aparece medio quemado en una zanja, la comisaria se enfrentará al peor crimen de su carrera, un asesinato que revelará además el inquietante paralelismo entre los traumas de dos familias: la de la chica muerta y la suya propia.

     En este intenso y feroz thriller psicológico, Tawni O’Dell nos ofrece una sobrecogedora historia sobre los abismos que se originan cuando presente y pasado colisionan con virulencia, al tiempo que reflexiona sobre esas misteriosas pulsiones que a menudo empujan a los hombres a cruzar la línea de sombra e, irreversiblemente, adentrarse de lleno en la oscuridad….

La novela “negra y criminal” parece una profesión dominada por hombres. Hay muchísimos más escritores de serie negra que escritoras. Y resulta que varias de las autoras tienen protagonistas masculinos (mi admirada Donna Leon al comisario Brunetti, Fred Vargas y su Adamsberg)…

Tami O’Dell, la escritora que hoy nos ocupa, es una excepción. Se mete dentro de la cabeza de otra mujer, la comisaria Dove Carnahan,para expresarnos, entre otras cosas, que el tiempo no cura todas las heridas y que egoísmo es hacer daño a las personas que te quieren.

Aunque –a veces– maltrates a lo que más quieres solo porque está a tu lado.

La comisaria/narradora desde las primeras líneas ya nos va a mostrar su personal visión femenina. Es una mujer enrevesada y con muchas evasivas. El primer ejemplo ya lo saca en la página dos; nos está  contando su encuentro con el alcalde de la localidad, antiguo pretendiente juvenil, que la saluda así:

––Nunca entendí por qué no salimos juntos, Dove. Me gustabas.

––Quizá deberías habérmelo dicho ––responde ella.

––Pensé que al hacerlo contigo en la camioneta de mi padre ya te decía bastante.

–– Con eso solo me dijiste que te gustaba hacerlo en la camioneta de tu padre.

Ángeles en llamas es un duro drama  psicológico, suavizado por la intriga detectivesca. Una de esas “novelas pegamento”, que no puedes dejar de leer hasta el sorprendente final. El suceso que describe este thriller tiene lugar en la Pensilvania rural, una de las zonas más duras de Estados Unidos.

En las afueras del pueblo, en el lugar donde estuviera una antigua mina, se formó un enorme socavón, que liberó una nube de vapor  con el hedor a huevos podridos del azufre. Resulta toda una metáfora. Como si la autora quisiera adelantarnos que cada vecino del pueblo lleva dentro una historia personal desgraciada y que las relaciones sociales no son nada fáciles.

Por la novela hay un desfile constante de personajes cruelmente marcados por el dolor: familias disfuncionales, padres implacables, hijos abominables, relaciones ciudadanas sumamente rencorosas y malévolas. Hasta una educadora de perros parece demostrar que sus “alumnos” son más dóciles y cariñosos que los vecinos humanos. Si fuera por ella, nos mandaría un rato al rincón de pensar.

En otro momento, la protagonista dice que los policías se refieren siempre a su profesión como el trabajo porque necesitan verlo como una sucesión de objetivos sencillos y alcanzables (poner una multa, buscar testigos, arrestar a alguien).

Es un relato de intriga, bien estructurado por una estupenda escritora. Una inteligente  mirada de la condición humana, de lo difícil que resulta mejorar las cosas y de lo estéril que puede resultar todo.

El pasado nos convierte en lo que somos.

Un libro que hay que leer.

“Corrupción policial”, de Don Winslow

Sinopsis del libro: DENNY MALONE es «el rey de Manhattan Norte», un condecorado sargento del Departamento de Policía de Nueva York y el auténtico líder de «La Unidad». Malone y sus hombres son los más listos, los más duros, los más rápidos, los más valientes, los más malos y los más canallas de la Unidad Especial de élite con carta blanca para librar una guerra contra bandas, drogas y armas. Malone ha sido testigo del dolor y la muerte por las calles de Nueva York, una ciudad erigida sobre la corrupción, en la que nadie está limpio; ni siquiera el propio Malone.

Ahora su corrupción está a punto de salir a la luz y Malone se verá obligado a transitar por la delgada línea que separa la traición a todo aquello en lo que cree y su propia supervivencia. Ahora, Denny deberá decidir de una vez por todas qué significa ser un buen policía.

 

Denny Malone, 38 años, 1´93 de estatura, sabe dónde están escondidos todos los trapos sucios, porque la mitad de ellos los enterró él mismo.

El trabajo más importante de Malone es volver vivo a casa cuando termine la jornada. Detesta que los civiles intenten hablar como policías. Es un policía arrogante. Tiene que serlo. Si alguien intuye que no te consideras la hostia, acabará contigo.

El autor, Don Winslow, es el escritor actual que mejor describe el tráfico de drogas (El poder del perro, El Cártel). En esta novela no nos cuenta un relato de buenos y malos sino de malos, peores y pésimos. Y lo hace desde el punto de vista del supuesto héroe, un tipo que piensa que todo el mundo tiene un precio, la cuestión es encontrar la moneda adecuada. El tráfico de estupefacientes en Nueva York se ha convertido en un negocio a puerta cerrada, es más seguro. Es casi imposible realizar una redada policial porque los camellos tienen niños vigilando y, antes de que franquee la puerta la poli, se han esfumado.

Malone reflexiona: te pasas la vida intentando evitar que la gente se meta esa mierda en el cuerpo y, por más mercancía que confisques, por más traficantes a los que arrestes, sigue llegando desde los campos de opio a los laboratorios, a los camiones, a las agujas y a las venas. Es un río manso que fluye sin cesar.

Nueva York, una ciudad con 38.000 agentes de uniforme, hecha de pecado y con ánimo de lucro. Al Cuerpo de Policía le están sacudiendo por todas partes.

Las armas y la droga son la criminalidad en USA. “Las armas no matan”, dicen los partidarios de llevarlas; Malone concluye: matan las personas, las personas que van armadas. Fin de la puta historia.

Si tuviera que empezar de nuevo, Malone volvería a ser agente de la policía de N.Y., el mejor trabajo del mundo. Se pregunta “¿Por qué se hace rico todo el mundo? Los políticos (nadie miente tanto como los políticos, a la hora de saltarse la ley), los mafiosos, los traficantes ¿Cuándo nos llegará el turno a los policías? En la poli todos somos corruptos, cada uno a su manera”.

El código de la policía es no jodas a un compañero.

Personalmente creo que al libro le pondría dos objeciones: ha sido escrito con veinte años de retraso y es innecesariamente largo, 574 páginas. La primera parte de la novela es espectacular; luego decae y el final es flojillo. Es inevitable que una novela negra, de esa extensión, recurra a continuas digresiones y se cuelen montones de datos y cosas sin relación con el asunto.

De este tipo:

Malone toma la autopista del West Side rumbo al centro y cruza Manhattan cerca del lugar donde estaban las Torres Gemelas. Han pasado más de quince años… y Don Winslow aprovecha que el Pisuerga pasa por Valladolid para contarnos que ese día murieron 343 bomberos, etc., etc. y que todavía en sus sueños rememora el olor a carne quemada y más etcétera, sin que tenga nada que ver con la corrupción policial, que da título a la obra.

O una juerga de polis que dura catorce páginas.

Aún con estas advertencias, su lectura es imprescindible.

CRÍTICA DE LIBROS: "Casi nunca" de Daniel SADA. Entre la perversión y la santidad

Reseña de la editorial: Demetrio Sordo es un agrónomo que pasa sus días en la grisura de su empleo como administrador y técnico agrícola en un rancho de Oaxaca, en 1945. Un día, aburrido, decide que el sexo dará sentido a su vida y va al primer burdel que encuentra. Ahí termina muy allegado a una morena, Mireya, con quien se entiende a la perfección. Poco después, la madre de Demetrio, Telma, le pide que viaje hasta Coahuila, donde ella vive, para asistir a una boda en la población de Sacramento, hogar de su prima Zulema. La idea obvia es que el joven se entienda con alguna señorita ilustre de la comunidad para que haya boda. Y así sucede: Demetrio queda prendado de Renata y casi de inmediato comienza su compromiso. Se establece así el principal conflicto de la novela: Demetrio quiere mantener ambas relaciones hasta que sea inevitable romper con Mireya. Pero ésta ya ha pensado en que sea el agrónomo su salvador, quien la ayude a salir del burdel y se case con ella para fundar juntos una familia.

 

 

El mexicano Daniel Sada es un autor extraño, difícil. No es de los que facilita la tarea al lector.

Hace tiempo leí su interesante novela “Porque parece mentira la verdad nunca se sabe” y me gustó su barroca forma de escribir, de buscador de palabras (si el camino se estrecha, también se puede anchurar). Es un maestro en la descripción de situaciones y en el empleo de coloquialismos del México profundo.

Emplea expresiones deliciosas: jalarse (irse), fregado, rapidito, riesgoso, nomás, lugarcito, fuereños (forasteros), pasitamente

El narrador tal vez le diga al lector lo que va a pasar, abreviarle y pedir su opinión. Así, cuando escribe: centrémonos en lo de las cuentas; y poco después: Y salgámonos de eso para dar paso a lo reciente y nos narra otra cosa. En otra ocasión: ahorrémonos las lentitudes del acercamiento palabrero para ir al abrazo.

El tema de “Casi nunca” es sugerente: Hacia 1945, un agrónomo de casi dos metros de altura (en un país de chaparros) que se desfoga seis veces por semana con una puta, se enamora de Renata hermosa joven de Sacramento, decente y radicalmente distinta. No me resisto a transcribir el primer diálogo que entablan:

–Usted es la mujer más bella que he conocido en mi vida y me imagino que la más bondadosa.

–Habla usted muy bonito. Me gusta lo que me ha dicho y también, la verdad, me gustaría seguirlo oyendo.

–Yo siempre le diré cosas que la halaguen. Palabras tan suaves y lindas como usted.

–Pues yo siempre le daré las gracias.

Esta preciosidad vive a tres días de su enamorado; en el viaje, el pretendiente ha de usar tren, avioneta, barca, autobús y caballería con un calor agobiante y por carreteras sumamente precarias. La pareja se verá solamente durante una hora dos veces al año, bajo formas protocolarias muy estrictas El segundo año la bella Renata le permite el tuteo (ella, a siete metros de distancia, le dice a Demetrio: Me da mucho gusto que hayas venido, pero no puedo estar contigo. No estoy presentable. Ven mañana a esta misma hora, si es que puedes). Al tercer año, puede agarrarle la mano… El agrónomo Demetrio reflexiona: “El primer beso en la boca sería algo tan apartado como la distancia entre la tierra y el sol”.

La recompensa vale la pena.

En el México de aquellos años la incultura era tremenda. Los campesinos no sabían leer ni escribir ni de números, ignorando el valor de las cosas; lo que obligaba a la dependencia absoluta del patrón. Un desierto verbal, un agónico tedio de la vida; sólo vence la tenacidad.

La primera parte de la novela relata los esfuerzos de Demetrio para quitarse de encima a la prostituta. La segunda mitad, los esfuerzos para conseguir a Renata. Los temas son el sexo y el dinero; los personajes, reales y creíbles.

El mejor hallazgo de la novela creo que es un  pasaje entre Zulema, la tía del protagonista, y su antiguo y fallido amor, que ahora ya es un anciano decrépito y con multitud de nietos: “Dos viejos desnudos acostados en la cama no muy ancha acariciándose con manos trémulas. Miedos, más que besos en la boca, era lo que se daban”. El romance sólo dura tres días porque el viejo muere.

Las últimas palabras de la novela son: “Puro deleite”.

Se la recomiendo a ustedes.

Cuatro semanas de septiembre

Parece que el próximo día seis el Parlament de Catalunya celebrará un Pleno en el que aprobará dos textos legales: la Ley de Referéndum y la de Transitoriedad a la República.

La siguiente semana, la Diada.

Agosto ha sido un mes tremendo, por los atentados del día 17, la manifestación por las víctimas y las diversas confrontaciones ente la Generalitat y el Estado español. En tono menor, nos dejó atónitos la sugerencia, de miembros de la CUP de Sabadell, de quitar el nombre de Antonio Machado a una plaza de la localidad; se argumentaba que por exaltar a Castilla en sus poemas. Y a Quevedo, Lope de Vega, Tirso, Góngora, Calderón o Goya, por ser “frutos de un modelo pseudocultural franquista.”

Perturbación mental fijada en una idea, paranoia. Sin comentarios.

Lo cierto es que resulta difícil de aceptar que se haya llegado a la actual situación sin que el gobierno haya dado un solo paso para dialogar, cortar el delirio de los políticos y evitar el tópico choque de trenes. Seguramente Zapatero dio pie a un proceso que ahora se muestra alarmante.

De una parte, el gobierno inmovilista de Rajoy. Este hombre llega tarde hasta cuando llega a tiempo, por su afán de permanecer al margen de los asuntos verdaderamente importantes. No parece importarle el “ruido”, con tal de ocultar la corrupción de su propio partido.

Conviene recordar que el Estatut de Catalunya fue refrendado en España y Catalunya, pero el PP lo impugnó ante el tribunal Constitucional, cuya sentencia impuso serios recortes; esta decisión fue el origen de un profundo malestar en la población catalana. El Govern no lo aceptaría por el descrédito del Alto Tribunal.

Ante la pasividad del gobierno español, los independentistas levantaron el vuelo; hasta el punto de que el secesionismo, en los últimos años, ha llegado a alcanzar cifras preocupantes para cualquier político responsable. Es un asunto que atañe directamente a 7,5 millones de catalanes y de otra manera a treinta y nueve millones de españoles más.

De otro lado, el Govern exige provocar un conflicto de legitimidades. Ante la falta de diálogo de Madrid  quieren que el pueblo verdadero  (el que votará SÍ en el referéndum) ejerza el mandato popular y decida la creación de la República catalana. Como dice Soledad Gallego, este “mandato” no existe, ni ha existido nunca.

Siguiendo el delirio, el President Puigdemont ha dicho: “si los catalanes votan separarse de España ––aunque sea por sólo un voto de diferencia––, si gana el , al día siguiente aplicamos la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República de Catalunya”.

¿Qué puede pasar?

El Tribunal Constitucional, sin trámite parlamentario alguno, suspenderá inmediatamente de sus funciones a cargos electos. Incluso a Puigdemont y a todo su gobierno.

En dirección contraria, el Parlament se atribuye la legalidad de ignorar cualquier norma que pueda entrar en conflicto con su propia ley. Contra el Tribunal Constitucional, incluso.

La Ley de Transitoriedad vulnera gravemente el orden jurídico del Estado español, del que el Parlament forma parte, según la Constitución española que es la que le da toda la legitimidad que tiene.

Se ha asegurado que si el 1 de octubre tuviera lugar el referéndum solamente irían a votar los partidarios del independentismo, un tercio de los ciudadanos. Pero esto no arredra a Puigdemont: “Con una mayoría simple de votantes nosotros nos consideraremos capacitados para declarar la independencia”.

El artículo 79.4 del Proyecto de Transitoriedad es claro: “Las sentencias, de los tribunales españoles, contra los que han delinquido, quedan anuladas o sobreseídas”.

¡Toma ya! Y, además: “El Ejército español no tendrá jurisdicción en Catalunya”.

Cuatro semanas.

CRÍTICA DE CINE: "Fences"

El amargo legado paterno

SINOPSIS: El protagonista, Troy Maxson (un trabajador de la recogida de basura de Pittsburgh), es un hombre desilusionado en la vida porque su sueño de jugar al béisbol ––en las ligas grandes–– no se realizó. En aquella época, solo se le permitía jugar en las ligas de negros, debido a la barrera de color que existía en los deportes profesionales. Por eso, Troy no quiere que su hijo Cory busque una carrera como futbolista profesional. La relación con su esposa Rose sufre cuando Troy tiene un amorío con otra mujer joven, quien muere mientras da a luz a una niña. La escena más poderosa del drama ocurre cuando Rose se enfrenta a su esposo porque ella también tuvo unos sueños que nunca se cumplieron.

    Junto a Troy ––poblando el universo creado por el dramaturgo–– además están su amigo Bono; su hermano indefenso Gabriel; el hijo Lyons, que tuvo de su primer matrimonio y la hija Raynell, quien nació de su amorío reciente.

 

El autor teatral August WILSON ubicó la acción de “Fences” (su traducción: vallas, cercas) en 1957. La obra es una de las diez del Ciclo del Centenario (o Pittsburg), en las que relata las experiencias  de los afroamericanos en el siglo XX. Y lo narró no desde los grandes momentos históricos sino de las pequeñas peleas diarias de la vida. Por esta serie, su autor recibió dos Premios Pulitzer: en 1987 y 1990.

Wilson (hijo de padre blanco y madre de raza negra) está considerado uno de los mejores escritores de teatro americanos del pasado siglo; de la talla de O’Neill (Deseo bajo los olmos), Tennessee Williams (Un tranvía llamado deseo) y Arthur Miller (La muerte de un viajante).

Se dice que Fences recuerda “La muerte de un viajante” (tal vez porque igualmente está presente la desintegración del sueño americano). Wilson tiene un estilo propio: las vallas que Troy pretende construir para cercar la parcela de su vivienda son para separar cosas; para que los de dentro no salgan ni los de fuera entren.

Diré ya que esta Fences es una obra teatral filmada o una especie de cine dialogado. El texto es el teatral, con tono de testigo narrador por lo que la película resulta algo plana y se hace larga; el director (el mismo que encarna al protagonista), Denzel Washington, no parece haber querido darle específicas calidades cinematográficas a la obra que la sustenta. Como hizo magistralmente Elia Kazan en Un tranvía llamado deseo.

Esta obra teatral es lo suficientemente compleja y llena de matices como para apabullar al espectador. Fences, más que del problema racial, trata de la relación de Troy, la amorosa y con sus dos hijos. Un drama familiar con desencuentros entre padres e hijos: el hastío ante una vida monótona, de semanas que pasan volando y de constantes viernes de alcohol. Pero también, la lucha cotidiana del protagonista para sacar adelante a su familia y su parcela de vivienda, moldearse una nueva identidad. Su mayor ansia es construir él mismo una cerca bonita para proteger todo lo que ha logrado en su vida, retener a los que ama.

Troy aspira al puesto de conductor de camiones de basura, como catalizador del racismo imperante en la América de los años 50; no se le asignaba a un negro el puesto de conductor de cualquiera de esos camiones. Troy envidia a sus hijos, ambos jóvenes e intentando cumplir sus sueños. Los horrores de la guerra encarnados en Gabe, el hermano de Troy, con la cabeza demente y siendo el hazmerreír de los críos. Todos ellos, temas relevantes, relacionados entre sí y dispuestos para dotar de capas y capas a Troy Maxson, “un hombre que tal vez no sea un buen padre ni un buen esposo, pero que en el fondo está lejos de ser una mala persona; un personaje que puede ser tremendamente ocurrente y divertido y volverse un cabronazo al minuto siguiente”.

Lo mejor en Fences son los intérpretes, contradictorios y complejos.

Magnífico Denzel en el papel de Troy. Como había dejado dicho el maestro O’Neill el gran drama del hombre es hacer  las paces consigo mismo. Está irritado con la época que le tocó vivir; llegó antes de que se permitiera a alguien de color jugar a béisbol en los torneos de los blancos: Nunca debió de haber un tiempo que fuera demasiado pronto.

Viola Davis (que antes protagonizó Criadas y Señoras), consiguió el Oscar por su papel como Rose. Lo interpreta con portentoso desgarro (desde hoy esta niñita tiene una madre, pero tú te has quedado sin mujer). Cuando sale de su burbuja está impresionante. Como la actriz misma ha declarado: si no hubiera nacido negra habría sido una indiscutible gran estrella del cine. Porque “una gota de sangre negra basta para ser considerado como negro”.

Para cuantos que no podremos admirar Fences, representada  en los escenarios para los que se pensó, ver esta película es una compensación.

Un mal menor. Y por eso la recomiendo.

Solsticio de verano

1- En los institutos de enseñanza y colegios públicos no hay aire acondicionado. Al Consejero de Sanidad de Madrid le parece bien porque la refrigeración podría irritar los ojos de los alumnos. Y sugiere que los niños hagan abanicos de papel y los empleen para refrescarse.

Los niños no votan.

Podemos, en Andalucía, pide apagar el aire acondicionado del Parlamento andaluz y debatir sobre el calor que los críos sufren en las aulas. Buena idea, para equiparar de este modo las condiciones de trabajo en las aulas y en el Parlamento.

Hace años, las clases se suspendían el 15 de junio hasta el 15 de septiembre; pero a determinadas lumbreras les dio por “prolongar las clases” y, encima, con este cambio climático el calor resulta insoportable ya por estas fechas.

En fin: no nos faltará armamento bélico de primer orden, pagando los miles de millones de euros que nos pidan… ni se les enrojecerán los ojos a nuestras criaturitas.

La cuestión ––lo venimos diciendo desde siempre–– es la distribución del presupuesto, que no debe de hacerse como en la actualidad.

2- La moción de censura al Gobierno, recientemente presentada por U. Podemos obtuvo 82 votos favorables y 92 abstenciones.

Votaron en contra 170 diputados, del PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, Foro Asturias  y U. del pueblo Navarro.

Conjetura: Si el PSOE, PNV, y PD de CAT se unieran a los votos afirmativos, resultarían 179 votos, suficientes para desalojar a Mariano Rajoy. Sin necesidad de los naranjitos incatalogables.

Por algo se empieza.

3- Cristiano Ronaldo va a ser acusado de cuatro delitos contra la Hacienda Pública por defraudar –supuestamente– 14,7 millones de euros. El futbolista se ha cogido un cabreo soberano y amenaza con no volver a España ni jugar más en el Real Madrid, con quien tiene contrato por varios años más.

Este vanidoso jugador, uno de los egos más desmedidos que se recuerdan, lo que tendría que hacer es pagar lo defraudado, la multa consecuente y no reincidir. Es lo que se espera  de un tipo que gana de ficha 21,5 millones al año, además de los derechos de imagen, publicidad y demás.

Pues no. Ronaldo ha lanzado un órdago (esperando que en el club defiendan su inocencia… y le den –de una manera u otra– el importe que la agencia tributaria le reclama) amenazando que se irá al fútbol inglés o francés; como si en Inglaterra y Francia no tuviera igualmente la obligación de pagar sus impuestos.

Los aficionados del Real Madrid le han vuelto un tanto la espalda. Este engreído parece ignorar que una cosa es marcar muchos goles (por lo que se le paga un descomunal sueldo) y otra caer bien. A la gente que nos gusta el fútbol nos cae mejor un jugador a lo Iniesta (o Raúl y hasta Messi) que no un insoportable narciso, llorica (el público de Madrid no me quiere), egocentrista hasta el vómito… y partidario (presunto) de defraudar.

Los aficionados han mostrado su desacuerdo con la espantada del portugués. Han dicho mayoritariamente que si se quiere ir, que se vaya; pero que antes traiga la consecuente oferta de 200 millones de euros que valdría su cláusula de libertad.

Aplaudimos el buen criterio del aficionado. El jugador, ya con 32 años, está comenzando su declive. Y nadie es imprescindible. Mucho menos, si todo el equipo tiene que jugar para él,  si no podemos pitarle aunque nos dé motivos para ello, y aguantarle siempre su desmesurada egolatría. No se puede admitir que sea partidario de ocultar, con malabarismos fiscales, sus obligaciones cívicas… ganando esas barbaridades de dinero.

Hay que poner un pelín de cordura en tanto despropósito.

El derecho a decidir

“Apelamos a todas las democracias del mundo

para que nos apoyen en la defensa de los derechos

hoy amenazados en Catalunya” (Josep Guardiola).

 

El “derecho a decidir” no existe. En opinión del catedrático Ortega Carcelén, no se encuentra ni en derecho Internacional, ni en derecho Constitucional, ni en lenguaje político.

Lo primero que cabe preguntarse: ¿a decidir qué?    

Los políticos catalanes hicieron florituras semánticas con el concepto naciónautodeterminación: Catalunya es una nación con derecho a decidir.

Nación  es una palabra polisémica, tiene muchos sentidos; puede interpretarse como “una realidad cultural, histórica, lingüística, sociológica y hasta religiosa”. Pero, en el sentido que se aplicó en la Constitución de Cádiz  y en la Revolución Francesa ––que es el que quiere recoger nuestra actual Constitución––,  nación es “el conjunto de personas vinculadas entre sí por disfrutar de los mismos derechos, por las mismas leyes y en igualdad ante ellas”.  

El catedrático catalán Viçent Navarro, distingue:

A) El soberanismo, que es la capacidad de decidir (el 80% de la población catalana piensa que les asiste el derecho a decidir).

B) El secesionismo, los partidarios de la independencia (son una minoría grande, pero minoría).                                                 

Sostiene Navarro que las clases trabajadoras catalanas apoyan el derecho a decidir, pero no el independentismo. Y que por esa razón, “si se centra el proceso en la separación y el enfrentamiento con España provocarán que nunca se alcance la independencia porque la mayoría de las clases populares en Catalunya no lo apoyarán”.

Uno se queda pasmado cuando escucha que el repetido derecho a decidir es un “mandato popular”… salido de las urnas. Cinismo puro: ese asunto no se ha sometido a consulta en las urnas. Nunca.

Ellos, los padres del invento, son los que deciden quién decide:

1)    Los catalanes. Siete millones y medio decidirán sobre algo que afectará a 47 millones de españoles.

2)    Votarán los mayores de 16 años. Aunque la edad generalizada sea la de los 18 años.

3)    Impiden votar a los nacidos en Catalunya y que ahora viven en el resto de España.

Así de embarullada está la situación, que se deteriora más cada día porque las partes que deberían negociarlo se atrincheran en sus posiciones: los políticos catalanes sostienen que los ciudadanos de Catalunya se sienten una nación; el gobierno de España se aferra a la legalidad vigente.

El sentido común ha dejado paso a los sentimientos y a los intereses. Los partidos políticos “nacionales” hacen verdaderos malabarismos, confiando en que si se celebra una consulta (sobre si Catalunya es o no una nación) gane el sí; pero que el independentismo pierda toda opción… por un tiempo. Y de este modo van haciendo declaraciones los partidarios de que “el pueblo catalán se exprese”, del “derecho a decidir, pero sin independencia”, del federalismo, del “Regionalismo asimétrico”…Pero NADA de diálogo y negociación.

Seguir las declaraciones de unos y otros lleva al aburrimiento. Algunos políticos catalanes confían que si el Estado responde con la fuerza a su desafío, llegar ser víctimas les dará la victoria. El entrenador de fútbol Pep Guardiola, en un mitin, equipara Catalunya con un pueblo colonial…

Un delirio

Si voleu publicar...

... articles, tindre el vostre blog propi, penjar fotografies sense comentaris (denúncies, fets curiosos, paisatges d'ací d'interès, etc.) o voleu gestionar la vostra galeria d'imatges, podeu posar-vos en contacte amb nosaltres enviant un correu a: almassorateveu@gmail.com. En uns dies, ens comunicarem amb vosaltres.

- Si us agradaria tindre un blog, s'han d'acceptar uns compromisos mínims de manteniment.

- Si el que voleu és publicar articles esporàdics, heu d'atendre a les normes de publicació que es trobareu detallades en l'apartat Qui som? d'aquest mateix blog.En tot cas, els vostres escrits es publicarien en la secció AlmassoraTeVeu signats i identificats.

- Si el vostre desig és penjar alguna imatge puntual en què vulgueu fer alguna denúncia, o mostrar una curiositat o simplement publicar una fotografia estètica heu de saber que acceptarem ni publicarem imatges amb Copyright.

- Finalment, si preferiu tindre la vostra galeria de fotografies (artístiques, periodístiques, documentals, monogràfiques, científiques, etc.) haureu d'acceptar també alguns compromisos de manteniment.

Vist (des de 04-03-15)

© 2009-2014 by GPIUTMD